Talleres del mundo: ¿cómo se trabaja en Japón?

Japón es un país que llama mucha la atención por su cultura y por las grandes diferencias y contrastes que tiene respecto a nuestra civilización occidental. Eso se ve reflejado en numerosos aspectos de la vida, y cómo no, del trabajo. Hoy en Ruta 401 seguimos con nuestro repaso a los talleres del mundo y esta vez nos detendremos en Japón: ¿cómo trabajan los profesionales del taller en el país del sol naciente?

talleres-japon.jpg

Talleres japoneses: el producto nacional es el rey

En primer lugar, hay que citar que dentro del mercado automovilístico de Japón triunfan principalmente las marcas japonesas, como Toyota, Mazda, Nissan, Subaru, Sukuzi o Mitsubishi. Alrededor del 90-95% de coches en Japón son de marcas japonesas, y tan solo recientemente se han empezado a ver algunas marcas europeas, sobre todo alemanas. Los coches americanos son mucho más exóticos. Por tanto, el mecánico japonés está preparado casi exclusivamente para reparar o modificar coches japoneses.

Por otra parte, los coches japoneses son unos de los más fiables del mercado, pero eso no quiere decir que el mecánico japonés tenga menos trabajo, al contrario. En la cultura japonesa está muy mal visto llevar el coche sucio o descuidado, por lo que los profesionales se enfrentan de forma muy frecuente a trabajos muy simples de chapa y pintura, como arreglar pequeños bollos o rayones.

Por otro lado, en Japón existe una gran afición por el tuning y el drift. Sin embargo, a diferencia de Europa, donde los coches se modifican estéticamente, en Japón se preparan como coches de competición. Son habituales los talleres especializados en modificaciones de motor (¿cómo olvidar los Nissan Skyline de más de 1.000 CV?). Algunos de los talleres no oficiales de tuning más reputados de Tokio son Top Secret o Mine’s.

Como muchos ya sabréis, en Japón existe un gran gusto por la innovación y la tecnología. Sin embargo, los profesionales japoneses tienen que estar preparados tanto para arreglar modelos relativamente nuevos, hasta coches de pasadas generaciones. Como ejemplo citaremos a los taxis de Tokio, que consisten en coches que salieron al mercado hace 20 o 30 años pero que se siguen fabricando en la actualidad, para dar servicio exclusivamente como taxis. Algunos de estos coches son el Toyota Crown o el Nissan Cedric.

Otro punto muy importante acerca del mercado de coches japonés y que influye en la preparación y trabajo de los profesionales es el tipo de coches que circulan por las calles. En el país asiático es muy raro ver coches propulsados por motores diésel. La mayor parte de los vehículos funcionan a gasolina o, cada vez en mayor medida, mediante el gas o la electricidad.

 

La filosofía japonesa del trabajo aplicada a los talleres de reparación

Por otra parte, hay que tener en cuenta la filosofía japonesa del trabajo, que se basa en la mejora continua. Es la llamada filosofía Kaizen, cuyo lema principal es “Hoy mejor que ayer, y mañana mejor que hoy”. Esta filosofía del trabajo se basa en la máxima identificación de los trabajadores con la empresa, y se apoya en una estabilidad laboral mucho mayor que en occidente. Es decir, un profesional del taller en Japón, sobre todo si trabaja para una marca oficial, tiene muchas posibilidades de tener un trabajo de por vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *