Amortiguadores de gas: ventajas e inconvenientes

Dentro de los amortiguadores de automóvil podemos encontrarnos con los hidráulicos o los de gas, aunque con una cierta paradoja: los de gas son en realidad también hidráulicos. En cualquier caso os hablamos sobre los amortiguadores de gas, sus características y las ventajas e inconvenientes que tienen respecto a otros amortiguadores.

 

amortiguador-gas.jpg

 

Los amortiguadores son elementos del vehículo encargados de absorber la energía y minimizar el movimiento del vehículo cuando se produce un desplazamiento en la masa de éste al circular por terrenos bacheados o irregulares. Estos amortiguadores ejercen de forma vertical la misma presión que sufren de la carrocería, evitando así las oscilaciones de ésta.

 

Son, por tanto, fundamentales para la seguridad y confort de los ocupantes del vehículo, ya que de ellos depende en gran medida su estabilidad y la resistencia a la vibración o los impactos. Se pueden encontrar amortiguadores hidráulicos o de gas, aunque en este caso nos vamos a centrar en estos últimos.

Ventajas e inconvenientes de los amortiguadores de gas

Generalmente se suele distinguir entre amortiguadores hidráulicos o de gas. Los muelles absorben el impacto y lo transforman en calor, que luego pasa a calentar el fluido correspondiente, ya sea aire o nitrógeno, como en el caso de los amortiguadores de gas.

Ambas tipologías comparten los fundamentos de su funcionamiento. Sin embargo, el rendimiento de uno u otro presenta ciertas diferencias. Veamos primero cuáles son las principales ventajas de los amortiguadores de gas:

·     Favorecen la conducción mejorando la adherencia de los neumáticos al asfalto y ofreciendo un paso mucho mejor por curvas cerradas, impidiendo que el vehículo se incline y ofreciendo el máximo agarre en las cuatro ruedas.

·   Minimizan la formación de burbujas, aunque no eliminan completamente el riesgo de que el aceite llegue a su punto de ebullición. Esto permite que el amortiguador trabaje de forma más eficaz.

·   Mejoran la velocidad de retorno al conducir por terrenos de constante superficie irregular. Esto significaque el fluido regresa a las cámaras más rápido y, por tanto, se corrijan con mayor rapidez las oscilaciones de la carrocería.

Al ser amortiguadores más rígidos, permiten un mayor control sobre la dirección y los frenos.

·       Son más duraderos, ya que funcionan con nitrógeno que trabaja a temperaturas más bajas y reduce la degradación del aceite a causa del calor.

Con respecto a sus inconvenientes destacar que, al ser amortiguadores más duros y rígidos, a los ocupantes del habitáculo les puede dar la sensación de sentir más los baches o irregularidades del terreno. La absorción del impacto es más seca que en los hidráulicos y se asemeja más a un golpe que a una oscilación o bamboleo (por explicarlo de la forma más sencilla posible).

En cualquier caso, el tipo de amortiguador empleado depende del vehículo y del uso que se le quiera dar, por ejemplo, si se quiere sacrificar el confort para apostar por la conducción deportiva, o viceversa. En cualquier caso, antes de proceder a sustituir o instalar uno de estos elementos, recomendamos consultar casi obligatoriamente el manual técnico del vehículo, para asegurarse de que es válido para ese modelo en concreto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *