Joyas

11 coches que lo molaron fuerte en el pasado y ahora vuelven por todo lo alto

¿Sabes ese tipo de coches que marcaron pusieron su nombre con letras de oro en el calendario de la historia de la automoción? Qué grandes fueron y cuánto les echamos de menos, aunque en ocasiones podemos lanzar confeti al aire y dejar escapar una lagrimita de felicidad porque las marcas se atreven a reinventar sus conceptos.

El último en confirmarse que volverá a la vida ha sido el portentoso McLaren F1, un coche que dejó una huella profundísima entre los deportivos míticos, pero no fue el único. Otros muchos coches dejaron su impronta aparcada durante años para volver tiempo después, y aquí te traemos a nuestra selección de los 11 mejores.

McLaren F1 (1992)

McLaren F1

Si hay un superdeportivo que marcó una época sin duda que fue el McLaren F1. Cuando irrumpió en las carreteras y los circuitos en 1992 se convirtió por derecho propio en el rey de los coches de altas prestaciones hasta el punto de convertirse en el coche de calle más rápido del planeta, distinción que ostentaría durante más de 10 años cuando en 2005 llegó el Bugatti Veyron.

Hace unos meses se rumoreó con su retorno en forma de GT con 700 caballos, poco después se desmintió desde la propia marca y finalmente ha terminado por confirmarse hace unos días que el prodigioso F1 tendrá una reedición. Como hace casi un cuarto de siglo, sólo se fabricarán 106 unidades y aunque no hay datos oficiales sobre su precio, ni prestaciones, ni nada, ya están todas vendidas.

McLaren F1

Volverá para marcar otra época en el siglo XXI igual que lo hizo a finales del siglo XX, y si quieres hacerte con una de estas piezas de historia aún puedes acercarte a McLaren a ver si te venden el impoluto número 60 negro con un precio estimado de 9 millones de euros.

DeLorean DMC-12 (1981)

Marty McFly y su condensador de fluzo colocaron en 1985 a un deportivo discretito con sólo 130 caballos de potencia en el olimpo de la cultura pop. El DeLorean DMC-12 nunca destacó precisamente por sus prestaciones, pero tenía un diseño tan particular que bastó su aparición en ‘Regreso al Futuro’ para que quedase grabado a fuego en nuestras retinas por el resto de los tiempos.

Ahora, 30 años después de aquello y tras haber pasado mucho tiempo fabricando repuestos bajo licencia, DeLorean Motor Company recupera el diseño original del DMC-12 firmado por Giugiaro para hacer las delicias con el doble de potencia de sólo 300 aficionados más nostálgicos con entre 70.000 y 90.000 euros de sobra en el bolsillo.

Ford GT40 (1964)

Ford GT

Como respuesta al insultante dominio que estaba ejerciendo Ferrari en las 24 Horas de Le Mans durante la década de los 60, Ford Motor Company destinó todos sus esfuerzos a la creación de su deportivo más radical, un coche que tuviera como único objetivo batir a los italianos en la carrera de resistencia más prestigiosa del mundo. Así nació el Ford GT40, una máquina capaz de alzarse con el triunfo durante cuatro años consecutivos entre 1966 y 1969.

Con su motor de ocho cilindros en uve y una aerodinámica estudiada en profundidad, el GT40 logró arraigarse en los circuitos y en forma de póster en las paredes de los adolescentes durante décadas. La friolera de medio siglo después, su espíritu se ha reencarnado en el impresionante Ford GT, una máquina sin concesiones con motor EcoBoost V6 biturbo con una potencia superior a los 600 caballos.

Podrías haberte hecho con una de estas espectaculares máquinas, sólo si hubieras pasado por el fino tamiz que ha impuesto Ford a sus clientes y si hubieras sido uno de los 500 elegidos entre los 7.000 interesados. Aunque siempre te quedará la fantasía de crearte uno a tu gusto en su configurador web. Y sí, por si te lo estabas preguntando, va a volver a dar cera en Le Mans.

Chevrolet Camaro (1967)

Chevrolet Camaro Zl1 Convertible

Nos mantenemos en los Estados Unidos para recuperar a un pony car que resurgió de entre sus cenizas para plantarle cara al todopoderoso Ford Mustang. Fue en 1967 cuando en pleno auge de los muscle car apareció el primer Chevrolet Camaro, uno de los modelos más identificados con el movimiento hot rod pero que por desgracia fue perdiendo su identidad con el paso de los años hasta cesar su producción en el año 2002.

Mirando a sus orígenes y con las antiguas modas volviendo a estar vigentes, el Camaro se reinventó a sí mismo para volver al mercado en 2006 con una apariencia moderna pero con influencia directa de los primeros modelos. El resultado fue espectacular y su éxito, ayudado en parte por su aparición en la saga Transformers, le ha permitido seguir 10 años después evolucionando como uno de los deportivos más apetecibles, incluyendo las deseadas versiones ZL1 con más de 600 CV, tanto coupé como descapotable y el radical COPO Camaro de dragster.

Dodge Charger (1966) y Dodge Challenger (1970)

Dodge 1

La pareja de deportivos estadounidenses del carnero siguieron un camino similar al del Camaro. Primero el Dodge Charger en 1966 llegó al mercado como un gran muscle car y cuatro años después el Dodge Challenger hizo acto de presencia como una versión reducida y más asequible de su hermano mayor.

Juntos gozaron de gran popularidad y aún hoy son objeto de culto entre los apasionados de los deportivos clásicos de Chrysler, pero en ambos casos su diseño sólo se respetó durante la primera generación. El Challenger se comercializó del 70 al 74, mientras que el Charger fue más longevo, del 66 al 78 para después convertirse en un sedán mu raro y perder toda su esencia.

Dodge 1

Ya metidos en el siglo XXI el Charger se reinventó en 2006 como una berlina de cuatro puertas con tracción trasera y aspecto musculoso, mientras que el Challenger volvió en 2008 como el más bonito y elegante (para mi gusto) de los pony car modernos. Ambos tienen mucha vida por delante, especialmente el Challenger y los rumores que apuntan a una versión mucho más prestacional en camino.

Citroën Méhari (1968)

Si pensabas que sólo íbamos a hablar de deportivos estabas muy equivocado. Cuando echamos la vista al pasado y pensamos en coches míticos es muy complicado no acordarse de aquella ida de pelota de Citroën que resultó por convertirse en un tótem de la cultura playera y de la polivalencia absoluta.

Construido sobre la base del Citroën 2CV, el Citroën Méhari era un compacto descapotable, robusto, ligero (sólo 535 kg) y muy fiable es hoy en día uno de los clásicos más cotizados. Se produjeron 144.953 unidades entre 1968 y 1988, incluyendo un Méhari 4×4 entre 1980 y 1983.

Citroen Mehari 2017

La remasterización de este concepto francés será en forma de vehículo eléctrico, porque el Citroën e-Méhari recupera el espíritu surfero con una motorización eléctrica alimentada por baterías de litio-metal polímero con una autonomía de 200 km. Igual que el original será descapotable, pero con techo rígido desmontable en combinación con una carrocería de plástico termoformado y un interior lavable a presión a prueba de aventuras.

Peugeot 205 GTi (1984)

L24adxzfuo0wie2tblo4

De 1984 a 1994 el Peugeot 205 GTI hizo historia. Durante una década este pequeño francés llevó sobre sus hombros buena parte del peso de la cultura hot-hatchback, portando el pendón en la guerra de los pequeños compactos potenciados, con mala uva y muy ligeros que tanto echamos en falta por nuestras carreteras.

Fueron otros tiempos en los que este mítico coche se forjó una extensa fama en el Campeonato Mundial de Rally y Peugeot aplicó sus conocimientos a los coches de calle. Sus motores de cuatro cilindros en dos versiones, 1.6 y 1.9 litros, ofrecían un abanico de potencias entre 105 y 125 CV según la versión y el año.

Peugeot 208 GTI

Pese a que sus siglas se utilizaron con mayor o menor libertad en otros modelos y otras marcas, el auténtico GTI ha seguido siendo para muchos aquél pequeño 205 calzado con esas llantas tan características. Hemos tenido que esperar 30 años para que Peugeot nos ofrezca un digno sucesor: el Peugeot 208 GTi.

Nacido en 2015, el 208 GTi recupera las líneas principales marcadas por el original para fabricar un pequeño hatchback de lo más divertido tal y como pudimos comprobar en nuestra prueba. Con 208 CV procedentes de su motor 1.6 turbo de cuatro cilindros, un peso de 1.260 kg y una puesta a punto a cargo de Peugeot Sport este compacto se convertirá en uno de los juguetes más cotizados de segunda mano para los que busquen un coche con garra.

MINI (1959)

Morris Mini

Uno de los coches del pueblo por excelencia en la segunda mitad del siglo XX fue el Morris MINI. Esa cosa pequeña con cuatro ruedas que se movía rápidamente callejeando entre la bruma de Londres lo petó muy fuerte desde que apareció en 1959.

Pequeño, útil, asequible, fácil de usar, de calidad y fiable. Sus buenas cualidades le valieron un hueco desde el garaje de cualquier urbanita como en los tramos de rally. Los años parecían no pasar sobre su escueta carrocería de formas redondeadas así que después de un parón BMW se hizo con los derechos y encontró un filón.

Mini

Quizá el MINI actual suponga el mejor ejemplo en cuanto a la reedición de coches clásicos. Guardando ciertas similitudes con el modelo original (estéticamente sobre todo) pero con tecnología, seguridad y habitabilidad actual, el MINI actual ha formado desde 2001 no sólo un modelo, sino toda una familia que goza de buena salud.

Fiat 500 (1957)

Fiat 500

Seguimos con las marcas europeas que produjeron coches utilitarios para todos, y en esta ocasión nos paramos en el Bambino, el Fiat 500. Materializando la idea de Benito Mussolini en la década de los 30, el 500 nació en 1957 como una solución de movilidad asequible y práctica para movilizar al pueblo italiano, y terminó por volverse un gran éxito con múltiples versiones (D, Giardiniera, Furoncino, Berlina, Lusso, Rinnovata…) que trascendió las fronteras políticas y geográficas extendiéndose hasta latinoamérica hasta alcanzar una producción de casi 4 millones de unidades.

Fiat 500

Gozó de buena salud hasta 1975 cuando cesó definitivamente la producción del modelo tal y como se le conocía. Con su concepto aparcado en época de vacas gordas, cuando empezaron los primeros latigazos de la crisis Fiat recuperó al 500 para lanzar un nuevo modelo en 2007 con la misma filosofía: un utilitario accesible, sin alardes, muy práctico y con un diseño cuidado.

Volkswagen Beetle (1938)

Volkswagen Escarabajo

La historia del Volkswagen Beetle se parece bastante a la del Fiat 500, aunque en este caso fue Hitler el promotor de la idea original. Tenían que dar un coche a los alemanes que sirviera para todo, no fuese caro y que fuese duro como una piedra. Tan bien hicieron el trabajo los ingenieros de Volkswagen con Ferdinand Porsche al timón que el Escarabajo se convirtió en el coche con más tiempo de producción de la historia del automovilismo.

En realidad no debería estar en esta selección porque en México no llegó a dejar de producirse gracias a su gran acogida en el país latinoamericano. Su construcción robusta, su motor de dos cilindros trasero y un precio de los recambios asumible le han convertido en uno de los coches más influyentes de la historia.

Volkswagen New Beetle 2016006

Su cotización al alza en el mercado de segunda mano llevó a Volkswagen a retomar el concepto y lanzar en 2001 el New Beetle, una reinterpretación del modelo original pero con unas medidas muy superiores y carrocería rechoncha que se ha ido perfilando con el paso de los años y que acaba de estrenar una nueva generación.

Alpine A110 (1961)

Alpine

Para rematar esta selección no podíamos olvidarnos de una de esas marcas que añoramos desde lo más hondo de nuestro corazoncito de petrolhead. El Alpine A110 se estrenó en 1961 como uno de esos grandes deportivos de tramo franceses impulsado con motores Renault. A principios de los 70 logró hacerse un hueco entre los mejores coches de rally con motores que iban desde los 1.108 cc hasta 1.647 cc con potencias de 66 a 127 CV.

Ahora estamos de enhorabuena porque el Alpine A110 sabemos que va a volver a las carreteras, y lo hará de la mano del Grupo Renault siendo fiel en un 80% al prototipo presentado hace unos meses. Un renacer que vendrá impulsado por motores de potencia no demasiado elevada pero moviendo conjuntos muy ligeros.

Seis claves que debes tener en cuenta antes de comprar un coche de lujo de segunda mano

Comprar un coche de lujo de segunda mano es algo que tarde o temprano pasará por tu mente. En nuestro mercado hay muchas opciones la mar de tentadoras, ya sea en forma de superdeportivo con unos años a sus espaldas o de una berlina de representación que ya haya dejado de representar como lo hacía cuando era joven.

Por el precio que tienes que pagar por un coche nuevo de gama media, puedes encontrar en el mercado de segunda mano ese modelo con el que siempre has soñado, aquel que llevabas en el forro de tu carpeta del colegio. Pero ojo, porque antes de embarcarte en la compra de un coche de lujo de segunda mano, debes prestar atención a estos seis aspectos clave que deberás tener muy en cuenta.

Pintura original

Jaguar XK

Una de las cosas que mejor te puede indicar si un coche ha tenido una buena vida y si ha sido mimado por sus dueños, es el estado de la pintura. Si mantiene la pintura original que aparece en la ficha técnica, podrás analizar si ha sufrido algún tipo de golpe o si la carrocería ha estado expuesta a corrosión en algún punto.

P05 0505

En cambio si ha sido repintado, es más complicado conocer cómo ha sido su vida hasta ahora. Además, en muchas ocasiones cuando hay que pintar un coche, mucha gente opta por hacerlo con un color diferente al original, o sin utilizar la pintura oficial del fabricante. Si un coche tiene la pintura original y está en buen estado, valdrá mucho más que si ha sido repintado.

Matching numbers

Audi RS2 Avant

Los coches vienen marcados de fábrica con varios números. El de bastidor es el más conocido, y aparece reflejado en la ficha técnica, pero hay que prestar atención a otros números y sobre todo, a que entre ellos haya coincidencia. Es básico a la hora de invertir en un coche caro, que los números de motor y chasis que aparecen en la ficha técnica sean los mismos que muestra el coche.

Lancia Thema by Ferrari

De lo contrario, es lógico pensar que algo ha llevado a su anterior dueño a cambiar el motor o incluso modificar el chasis, y por norma general no eso no suele ocurrir por gusto. Los coches con matching numbers, o números que coinciden, son por norma general inversiones más lógicas que los que han sufrido el cambio de alguno de estos elementos básicos.

Revisiones periódicas pasadas (y selladas)

Maserati Quattroporte

Los libros de mantenimiento y revisiones son como el historial clínico de un coche. Aunque puede que en ellos no aparezcan todas las enfermedades que ha sufrido, es importante revisar estos documentos antes de comprar el coche, especialmente en el caso de coches con unos períodos de mantenimiento estrictos o con mecánicas delicadas.

Maserati 3200 Gt

Pregunta por el libro de mantenimiento, revisa con qué periodicidad ha pasado revisiones y por el taller y en caso de tener dudas, consulta al propio fabricante, ya que en algunos casos con el número de chasis te pueden facilitar cuál ha sido el historial del coche que estás pensando comprar. Ah, e importante que las revisiones lleven el sello del sitio donde se ha realizado. Cualquiera podría rellenar una revisión ficticia.

Coste de posibles reparaciones

Original Bentley T

Ya que hablamos de talleres y reparaciones, debemos tener en cuenta cuáles son los costes de mantenimiento del modelo que estamos planteando comprarnos y cuáles son las siguientes revisiones que necesita. En coches de lujo muy especiales, puede que cueste más un cambio de correas que lo que tenemos que pagar por el propio coche.

Heritage 11

Además de esas revisiones, ten en cuenta también qué reparaciones querrás hacerle para dejarlo a tu gusto. No es lo mismo reparar un coche generalista que un exclusivo y elegante coche de lujo italiano. Un vistazo a las múltiples páginas de venta de repuestos para tu coche te puede ayudar a hacer las cuentas.

Precio del seguro

Mercedes limusina

El seguro es algo que deberás incluír en tus cuentas. Deberás pensar en el tipo de seguro que le quieres hacer a ese coche. Puede ser a terceros o a todo riesgo, pero deberás valorar el elegir una opción u otra dependiendo del tipo de uso que le vayas a dar, si va a dormir en garaje y sobre todo, el precio que tiene una opción u otra.

Mercedes Clase S

En ocasiones compensa pagar más por un seguro a todo riesgo, especialmente en coches que aunque vayan a tener un uso esporádico, el precio de cualquier pieza de repuesto puede superar con creces incluso el precio que has pagado por el propio coche. Además, dependiendo de la antigüedad del coche, podrás valorar también si merece la pena hacerle un seguro de coche histórico, que suele ser mucho más económico que uno normal.

Edición especial

BMW Z8

Si el coche al que le has echado el ojo es una edición especial, puede que estés de suerte. Las ediciones especiales suelen mantener su valor mucho mejor que los coches de gran serie, así que si la documentación acredita que es un coche de una serie limitada o con alguna característica diferente al resto de sus hermanos, valóralo positivamente.

Es importante que no te den gato por liebre, ya que en muchas ocasiones hay coches que son modificados para darles el aspecto de una edición especial del mismo modelo, pero lógicamente su valor no es el mismo. Atento a esos pequeños detalles que delatan a todas las ediciones limitadas.

Estas seis claves, aplicar un poco de sentido común y estar atento para evitar engaños pueden ser las claves para que ese coche que siempre has soñado con tener se convierta en tu compañero inseparable y no en tu mayor quebradero de cabeza. ¡A disfrutarlo!

A falta de camión, un Bentley Blower de 1929 bien sirve para tirar de un Porsche 962

A falta de camión, un Bentley Blower de 1929 bien sirve para tirar de un Porsche 962

Cuando posees una compañía de alquiler de coches clásicos y una buena colección de coches, lo normal es contratar a un transportista especializado para que mueva tus automóviles de un evento a otro. Y es lo que hace habitualmente Martin Overington, dueño de Classic Grand Touring. Sin embargo, cuando los organizadores del festival de clásicos del Circuits des Remparts de Angoulême (Francia) le pidieron prestado su Porsche 962 de 1988 para exponerlo, Martin decidió que sería una buena idea llevar él mismo hasta allí el coche en un remolque.¿Usar el Range Rover? Demasiado obvio. ¿Usar un Porsche Cayenne? Demasiado visto. Nada, que su Bentley Blower de 1929 y sus 180 CV servirán perfectamente.

Qué diablos. Me llevo también el Bentley.

En principio, Martin quería llevar el Benteye a Angoulême, pues es uno de sus eventos favoritos, estuvo presente en las 24 ediciones anteriores. Así que adaptó una bola de remolque al Bentley mató dos pájaros de un tiro.

Según contó a Road & Track, no fue una buena idea a nivel práctico, aunque sí a nivel de imagen. Explica que los frenos del remolque son más potentes que los del Bentley y que el remolque es mucho más ancho que el coche, lo cual no ayuda a circular por los pueblos en Francia. Y para colmo, le llovió casi todo el trayecto…

Bentley Blower 1929

A finales de los años 20, Bentley era una de las marcas punteras en las 24 horas de Le Mans. Pilotos como Tim Birkin y Woolf Barnato forjaron entonces la leyenda de los Bentley Boys, que lo mismo se apuntaban a las 24 horas de Le Mans que se medían contra el tren más rápido del mundo tras una apuesta en el pub.

Uno de ellos, Tim Birkin, terminó en desacuerdo con Walter Owen Bentley sobre el camino a seguir para luchar contra Bugatti en Le Mans. W.O. Bentley quería un coche más grande y potente. Total, Ettore Bugatti ya decía de los Bentley que eran los camiones más rápidos del mundo…

Tim Birkin, sin embargo, quería un coche más ligero y sobrealimentado para sacar más potencia del motor. Así que creó que propio taller para desarrollar el modelo que anhelaba. La base era la del Bentley 4½ Litres cuyo cuatro cilindros en línea -con culata de cuatro válvulas por cilindro- desarrollaba 130 CV en su versión de competición.

Gracias a la sobrealimentación por compresor volumétrico, ésta subía hasta los 180 CV. Al final, como Woolf Barnato controlaba las finanzas de Bentley, W.O. Bentley accedió a fabricar 50 unidad del Blower para poder homologarlo en competición para las 24 horas de Le Mans.

Sale a subasta este Peugeot L45 de 1913, el padre de los coches de carreras

Sale a subasta este Peugeot L45 de 1913, el padre de los coches de carreras

A comienzos del siglo pasado, este Peugeot L45 que véis en las imágenes revolucionó el mundo de la competición automovilística que comenzaba a despegar en todo el mundo.

Se trata de un bólido de carreras de 1913, con el que Peugeot compitió en el Gran Premio de Francia y las 500 Millas de Indianápolis. Podríamos considerarlo el padre del downsizing y se espera que alcance un precio muy alto en la subasta que se celebrará en Los Ángeles.

Se trataba de una época en la que los fabricantes de coches creían que el aumento de cilindrada era la fórmula mágica para hacer motores cada vez más potentes.

Peugeot L45

Entonces llegó Peugeot con este modelo que equipaba un motor 4.5, pequeño para lo habitual en aquellos años, el cual conseguía un rendimiento más que suficiente para permitirle luchar cara a cara con los líderes, al mismo tiempo que su peso y agilidad eran mejores.

Un Peugeot que reside en Beverly Hills

Este Peugeot L45 reside en Los Ángeles. Pertenece a la famosa colección Lindley y Ann Bothwell, centrada en vehículos anteriores a 1950 y especialmente en los de comienzos de siglo.

Como suele ocurrir con los integrantes de esta colección, el coche se ha utilizado de forma regular y habitual, no es solo un elemento estático que admirar en parado.

Peugeot L45

Luce la decoración que utilizó en las 500 Millas de Indianápolis de 1916, en la que consiguió batir el récord de vuelta rápida con una media de velocidad de 106 millas por hora, un récord que permaneció imbatible durante 30 años.

Será uno de los 50 coches que se subastarán el próximo sábado 11 de noviembre de la mano de Bonhams. El vicepresidente de la división de motor de la casa de subastas, Rupert Banner ha dicho: “Es uno de los coches de carreras más puros y originales de aquella era que hemos tenido el placer de ofrecer”. Su precio, seguro que será estratosférico.