Joyas

Sotogrande Grand Prix, el rally de clásicos más espectacular de Europa arranca en España

Ana Montenegro

La localidad gaditana se convierte en capital mundial de los coches de época. Exposiciones, concurso de elegancia y competición de velocidad y destreza en torno a un rally en el que participan un centenar de modelos.

Desde hace ocho años, la localidad belga de Zoute-Knokke, un pequeño y elegante balneario turístico, se convierte cada segundo fin de semana de octubre en escenario de uno de los más prestigiosos y exclusivos rallies de coches clásicos de Europa, el Zoute Grand Prix. En pocos kilómetros cuadrados se reúnen las más lujosas joyas sobre ruedas del centro de Europa, algunas con un valor superior al de un apartamento en Manhattan. Esta singular iniciativa, que en 2016 concentró a más de 200.000 personas, llega ahora a España promovida por dos belgas apasionados de los automóviles y del savoir vivre . Comparten nombre de pila pese a la diferente grafía, Philippe van de Ryse (Brujas, 3 de enero de 1962) y Filip Bourgoo (Knokke-Heist, 5 de febrero de 1968). Dos amigos que pusieron en marcha algo que ellos echaban de menos.

Philippe van de Ryse (izq.) y Filip Bourgoo, entre un Porsche 550, de los años 50, y un AC fabricado entre 1957 y 1963.

Como explican con humor, “esta es una historia de amistad que empezó con una conversación en un avión”. Bourgoo, empresario del sector de concesionarios de automoción y apasionado de los coches clásicos y los rallies, y Van de Ryse, experto en la organización de eventos y fanático de todo tipo de automóvil, llegaron a la conclusión de que había muchos rallies en los que el recorrido era magnífico…, pero el resto no. Los hoteles eran de poco nivel, la comida frugal y el vino prescindible. O al contrario, los alojamientos y la atención a los participantes eran muy buenos pero el recorrido del rally, la organización o el rigor en los controles eran insuficientes.

Un centenar de vehículos participan en el rally, que arranca en Sevilla.

Así que se pusieron manos a la obra para crear una experiencia en la que todos los aspectos de la organización estuvieran a la altura de los automóviles que asistían y de sus propietarios. Una experiencia lifestyle de 360º. Recogieron ideas, analizaron muchas fotografías, definieron sus objetivos y empezaron a hablar con diferentes clubes, entre ellos el Zoute Automobile Club, especializado en modelos ingleses. También decidieron hacer algo para combinar los automóviles antiguos con los nuevos y surgió el concepto Top Marques, una exposición de automóviles premium que permitía enlazar el pasado con el futuro. En el Salón del Automóvil de Bruselas contactaron con las 14 marcas más importantes del segmento de lujo, que también se unieron al proyecto. Como lo hizo sin dudarlo el conde Leopold Lippens, alcalde de Zoute desde hace 40 años y también apasionado del automóvil, que aceptó la presidencia de su organización y su proyecto.

En 2008 pusieron en marcha la primera edición del Zoute Grand Prix en la localidad que da nombre al evento. Una villa balneario de 35.000 habitantes, aunque muchos de ellos no viven de forma permanente, sólo se desplazan los fines de semana o en verano. Su estilo la asemeja a un Saint Tropez de la costa atlántica o a Deauville, en la vecina Francia, con multitud de tiendas de lujo, buenos restaurantes y galerías de arte. “En la costa de Bélgica sólo hay una localidad de estas características”, explica Bourgoo.

Todo en orden

El Grand Prix de Zoute creció rápidamente, ganándose un prestigio en el calendario de eventos de coches clásicos gracias a la cuidada organización que se ocupa de todas las necesidades de los participantes desde la mañana a la noche, además de la colaboración de diferentes federaciones y organizaciones que garantizan escrupulosamente la autenticidad de los vehículos, la precisión de las pruebas cronometradas y el rigor con el que se conceden los premios.

Se celebra cada año durante el fin de semana de octubre que incluya el segundo domingo del mes, “esas son las reglas”, explican. Pero tiene varios motivos, según sus promotores. “Permite alargar la temporada de verano y todas las empresas locales se vuelcan con este acontecimiento. En esa fecha ya han comenzado las citas de los grandes salones del automóvil y eso permite que en Zoute haya siempre primicias. Y, además, es habitual que haga buen tiempo. Hasta ahora, todos los años ha brillado el sol”. En la primera edición participaron unos 5.000 visitantes, en la última, se superaron los 200.000.

Lagonda de 1934 en las carreteras belgas el pasado octubre.

Con el evento de Bélgica consolidado, hace dos años empezaron a pensar en una nueva ubicación para organizar un segundo Grand Prix que tendría que estar adaptado a las características del lugar. “Buscamos mucho. En algunos momentos pensamos en la opción de Oriente Medio, Dubái, Qatar o Abu Dhabi. Pero el primer problema era que allí no existen pequeñas carreteras bonitas, como en Europa. Son rectas sin fin en el desierto. Además, aunque en esos países hay grandes colecciones de vehículos clásicos, no existe una verdadera pasión por estos automóviles, porque los han descubierto recientemente. Y, sobre todo, su mentalidad es totalmente diferente a la de Europa. Llegamos a un principio de acuerdo en Qatar, con una familia a la que le interesaba todo el concepto Grand Prix, pero cuando empezamos a negociar fue muy evidente que buscaban otra cosa. Decidimos dejarlo. Sin pasión y sin placer no hay lujo“.

Volvieron a mirar a Europa, pero se dieron cuenta de que en Francia, Italia o Gran Bretaña ya se celebraban distintas propuestas similares (Le Mans Classique, la Mille Miglia, Goodwood Festival of Speed, etcétera). Así que entonces dirigieron sus ojos a España. Philippe van de Ryse explica que descubrió Sotogrande en una de sus muchas vacaciones en Andalucía, y lo define como “un lugar mágico que comparo con Port Grimaud, en el sur de Francia, al lado de Saint Tropez”. En la elección de este lugar también jugaron a favor los campos de golf y polo, las carreteras del entorno, los parques naturales, la arquitectura, el buen clima y la seguridad que ofrece Sotogrande. En contra, quizás, que no es un lugar muy conocido en el extranjero, el viento o la distancia hasta el aeropuerto de Málaga (algo más de 100 kilómetros).

Plato fuerte

En esta primera edición del Sotogrande Grand Prix, que se celebra del 23 al 28 de mayo -las próximas ediciones de este singular evento, hasta 2020, ya tienen también fecha: siempre coincidiendo con el último fin de semana de mayo-, se van a reproducir las mismas actividades que se organizan en Zoute: una exposición de vehículos Top Marques en el puerto de Sotogrande, un concurso de elegancia y una competición de velocidad y destreza de automóviles GT (gran turismo) producidos a partir de 1996 en un circuito cerrado por las carreteras que rodean Sotogrande. El plato fuerte será el Grand Prix (desde 5.450 euros la inscripción), un rally de coches clásicos, fabricados entre 1920 y 1965, que arrancará en Sevilla para llegar a Sotogrande tras pasar por Córdoba. Lo único que este año no se va a celebrar en Cádiz será la subasta de vehículos clásicos, tradicional en la localidad belga. Bonhams, la casa de subastas encargada de la puja y uno de los socios de la organización, ha preferido analizar primero el mercado y el tipo de asistentes a través de una exposición de algunos de sus automóviles en venta.

Un Bentley Special de 1949, uno de los protagonistas de la edición de 2016 en Zoute.

Entre los participantes ya confirmados hay una nutrida representación del centro de Europa, Holanda, Luxemburgo, Francia, Alemania, Gran Bretaña, pero también de Estados Unidos, Italia e incluso algunos españoles. Además de la experiencia en un territorio aún virgen en este tipo de eventos competirán por un importante premio. La empresa belga Lebeau Courally, en su origen fabricante de exclusivos fusiles para caza y hoy centrada en diferentes artículos de lujo, ha realizado una serie limitada de 25 relojes para el Sotogrande Grand Prix, que se venderán a 5.000 euros. Cuatro de ellos se entregarán a los ganadores del concurso de elegancia, el rally de GT y el piloto y copiloto del Grand Prix.

SEAT 600 BMS, una restauración con sabor ibérico

UN HOMENAJE A SU MODELO MÁS EMBLEMÁTICO

Corría el año 1957 cuando el primer SEAT 600 salió de la linea de montaje de la marca española en la Zona Franca de Barcelona; para ser exactos, fue el 27 de junio cuando se fabricó la primera unidad del que tal vez haya sido el coche más importante en la automoción española. Nada menos que 783.745 Seiscientos/Seillas/Pelotillas fueron fabricados durante 16 años, pero hoy no me extenderé demasiado en la historia del 600, un coche que merecerá un completo artículo en Pistonudos…

SEAT no quería realizar una restauración más de este 600, la ocasión merecía hacer algo realmente especial, y el equipo de SEAT decidió realizar una especie de respetuoso homenaje al mítico utilitario. Probablemente, nunca un coche tan modesto haya recibido tantos mimos y cariño, y con un resultado tan elegante como discreto. La ocasión para presentarlo ha sido el Salón del Automóvil de Barcelona de 2017.

El modelo elegido ha sido un SEAT 600D convertible de la primera serie, y lo primero que llama la atención es su preciosa pintura metalizada de color gris azulado, muy actual, pero a la vez, similar al gris claro presente en la paleta original. Las llantas pintadas en color marfil y los neumáticos con el flanco blanco también forman parte de las discretas modificaciones, pequeños cambios que, lejos de traicionar el espíritu del 600, realzan su diseño, simplicidad y carisma. Por lo demás, el exterior del coche respeta el del modelo original, aunque con una calidad de acabados realmente espectacular, muchísimo mejor que la que disfrutaban los SEAT 600 cuando salían de la linea de montaje…

SEAT 600 BMS

El interior también se ha tratado con el mismo buen gusto, respeto y amor por el detalle, sustituyendo los tapizados de PVC (skay) por piel de gran calidad, y el tejido original por uno nuevo realmente exquisito y muy agradable al tacto.

En cuanto a mecánica, el 600 BMS se basa en las especificaciones del modelo fabricado entre 1964 y 1965, con su depósito de combustible cuadrado y colocado a la derecha del vano delantero, sus paragolpes planos, unos preciosos tapacubos originales de aluminio… También se han respetado los asientos, que en esta serie solo abatían el respaldo para poder acceder a los asientos traseros. Como detalle que ilustra lo respetuoso de la restauración, bastaría decir que el circuito de refrigeración no tiene depósito de expansión, exactamente como en el modelo del 64/65. Más de 1.000 piezas se han tenido que cambiar o restaurar con esmero, y se han empleado más de 1.500 horas de trabajo…

Evidentemente, el coche conserva sus cuatro frenos de tambor, sus diminutas ruedas, y sus suspensiones, independientes con ballestón en el tren delantero, y de trapecio oblicuo en el eje trasero. El motor es también de origen, un cuatro en linea de 767 cc, que entrega los mismos 32 CV a 4.800 RPM que el modelo original… Vale, puede que no sean muchos, pero si tenemos en cuenta que solo pesa 600 kg, seguramente el coche sea más ágil de lo que a priori estés pensando. En cualquier caso, alcanza unos respetables 108 km/h en llano…

SEAT 600 BMS

Por supuesto, todos los componentes mecánicos son absolutamente iguales a los de origen, aunque la mayoría -como por ejemplo el cambio-, se han rehecho por completo. Como prueba de que SEAT ha querido que el BMS sea algo serio, el coche tiene toda la documentación al día, y se ha matriculado. Pequeño, muy pequeño, el 600 solo mide 330 cm de largo por 138 de ancho y 140 de alto, es decir, 26 cm más corto y 26 más estrecho que el ya de por si pequeño SEAT Mii.

Aunque todo el coche está hecho usando recambios originales SEAT, el objetivo era obtener un acabado final de la máxima calidad posible, por lo que el ajuste y la calidad percibida son infinitamente superiores a los del 600D original. El proceso de restauración ha sido tan minucioso, que en lugar de pintar la carrocería y montar a continuación la mecánica e interiores, primero se montó todo el coche antes de pintar, para realizar todos los ajustes necesarios. Una vez finalizado este proceso, se volvió a desmontar completamente antes del proceso de pintura, volviendo a montarlo todo de nuevo, esta vez con la seguridad de que todo encajaría perfectamente, y minimizando el riesgo de dañar la pintura… ¡Un trabajo de nivel!

Personalmente, a mi me recuerda un poco -y salvando las distancias- al trabajo de Singer sobre los 911, y me siento orgulloso de que la marca española haya hecho un esfuerzo tan grande para homenajear un coche tan humilde, pero tan importante para muchos.

¿Que significa el SEAT 600 BMS?

El 600 se está convirtiendo en un clásico popular al que España le tiene mucho cariño, y en el que algunos invierten bastante más dinero del que a priori parecería razonable, tal vez este 600 BMS inspire a muchos otros a restaurar y cuidad su querido 600, ojalá.

¿Renacerá el SEAT 600? Lo veo difícil, y aunque imagino que podría darse un rodeo para evitar “pisar” los derechos de FIAT sobre el 600 original, no creo que exista mercado suficiente para un “nuevo” SEAT 600, tal vez en parte porque Fiat ya se ha asentado en el mercado con su 500, un coche de estética muy similar. ¿Tal vez un sucesor del Mii con algún guiño al diseño del SEAT 600? Ojalá…

Sea como sea, el 600 BMS anuncia que SEAT está orgullosa de su historia, y ahora que están animados, a ver si nos sorprenden con algo auténtico, tal vez un 1200 Sport “Bocanegra” del siglo XXI, un coche halo que de identidad a la marca… ¿Porqué no?

El coche nuevo más caro del mundo

El Aston Martin AM-RB 001 alcanzará los 3,6 millones de euros

Solo se fabricarán 150 unidades de este exclusivo modelo.

 

¿Cuál es la firma que fabricará este año el vehículo más caro del mundo? ¿Cuánto pagarán sus futuros dueños por conducirlo? Antes estas preguntas se nos pasan cifras astronómicas por la cabeza de modelos exclusivos a los que solo unos pocos tienen acceso.

En este caso no se trata ni de un Ferrari ni de un Roll-Royce, ni tampoco de alguno de los coches clásicos que se adquieren en elitistas subastas, donde se han llegado a pagar hasta 28 millones de euros.

Se trata de Aston Martin AM-RB 001, un deportivo inspirado en la Fórmula 1 y diseñado por Adrian Newey, uno de los grandes ingenieros del mundo de la competición, y por el que se calcula que se pagará alrededor de 3,6 millones de euros, aunque su precio aún no se ha publicado oficialmente.

Construido por Aston Martin y Red Bull Racing, tan solo se fabricarán 150 unidades, a las que hay que añadir 25 que se destinarán para utilizarse en circuito, tal y como publica Autobuild.

Este coche utilizará, según el citado medio, un motor V12 atmosférico, con una relación peso/potencia de 1 CV/kg, por lo que su potencia máxima será de unos 1.000 CV.

¡Imágenes históricas! Este es el Lamborghini Miura en la ganadería de Miura

Este año el Lamborghini Miura cumple 50 años y entre las muchas celebraciones que se han realizado durante el año, tal vez la última de todas haya sido la más significativa para los españoles, ya que se celebró precisamente en nuestro país. Para completar las 17 imágenes dignas de enmarcar de la celebración del 50 cumpleaños del Lamborghini Miura en Italia, hace unos días tuvo lugar otra también digna de enmarcar en la localidad de Lora del Rio.

Allí es donde se sitúa desde hace 175 años la ganadería de Miura, que dio nombre a este modelo tras conocerse Don Eduardo Miura y Ferruccio Lamborghini en 1966, y precisamente hasta allí viajó un Lamborghini Miura de color amarillo sacado del Museo Lamborghini expresamente para la ocasión. Te lo contamos.

Lamborghini Miura en Miura

El Miura de origen italiano llegó a Madrid tras una larga travesía. Allí se encontró con otros seis Lamborghini modernos entre Huracán y Aventador, los cuales formaban un bonito arcoiris multicolor. A pesar de las lluvias caídas durante esos días en Andalucía, los coches viajaron por carretera desde Madrid hasta la provincia de Sevilla.

Lamborghini Miura en Miura

El día 2 de diciembre el Lamborghini Miura de color amarillo, escoltado por el resto de descendientes modernos, entró por la puerta de la finca Zahariche, hoy gestionada por Eduardo y Antonio Miura, hijos de Don Eduardo. Allí el superdeportivo pudo conocer sus raíces y fotografiarse con los que tal vez sean los toros de lidia más famosos del mundo.

Fin a un 50 Aniversario de lo más completo

Así, con esta celebración bajo el nombre Back to the Name (regreso al nombre), Lamborghini puso punto y final a un año de celebraciones que comenzó hace meses con la restauración de un Lamborghini Miura SV por parte de PoloStorico, la presentación del Lamborghini Aventador Miura Homage en Goodwood, la recreación de la mítica escena de The Italian Job con dos Lamborghini Miura.

Lamborghini en Miura

Sin duda el plato fuerte de todas estas celebraciones fue la reunión que tuvo lugar en Italia en el mes de junio, en la que se reunieron hasta diecisiete Lamborghini Miura llegados de todo el mundo, los cuales recorrieron algunas de las zonas más bonitas de Italia para demostrar que a pesar de los años, el Lamborghini Miura sigue siendo un superdeportivo que levanta pasiones allá por donde pasa.