Joyas

¿Por qué debería invertir en un coche histórico?

Ferrari 335 Sport Scaglietti. 32.0755.200 euros.

Javier Caballero (www.Expansion.com)
 
Son el producto más revalorizado en la última década: más de un 400%. Desde 1995, sólo en Europa, los coches históricos han movido 20.000 millones de euros, cifra que será minúscula cuando China entre definitivamente en el mercado. En España ya surgen fondos de inversión en automóviles. Ferrari, Mercedes y Porsche, los más codiciados.
Hay quien invierte en serigrafías de Warhol, sellos, denarios romanos o en las videoinstalaciones de ese artista incipiente al que ya conocen las celebrities y la aristocracia. Hay quien coloca capital en terrenos, vinos de guarda, lingotes de oro o purasangres que ganan en Dubai. Así que, ¿por qué no apostar fondos a coches clásicos, futuros iconos generacionales que se revalorizan cada día, revirtiendo esa depreciación inherente a los automóviles que salen del concesionario? En 2016 un Ferrari 335 Sport Scaglietti de color rojo, salido de fábrica en 1957, fue vendido en la casa de subastas Artcurial de París por 32 millones de euros, absoluto récord mundial. El anónimo comprador inglés se llevó uno de los cuatro que hay en el mundo, redoblado el precio y la leyenda del bólido por haber participado en la Mille Miglia de 1957 y establecido un récord de vueltas en Le Mans gracias a la pericia del mítico Stirling Moss. ¿Su valor dos años después? Agreguen cinco millones más...

Oriol Vilanova, responsable de Fund Drive, sentado en un Chevron B 36 de 1977.

Aparte de la mitomanía, cierta ostentación y un indisimulado fetichismo, meter dinero en estas piezas de colección puede ser un movimiento inteligente a efectos financieros, a lo que se suma la plusvalía emocional que devuelve al inversor a (felices) tiempos pasados al ponerse al volante de una joya, una reliquia, un mito con pistones. Ajena a crisis o burbujas, la inversión en clásicos no para de aumentar.

Esta fiebre automovilística consolidada ya en EEUU, Reino Unido, Francia o Japón, palpita en un mercado transparente de subastas y eventos retro donde culebrean compradores y vendedores de todo el mundo en busca de oportunidades. Mercados tan emergentes como Medio Oriente están empezando a mirar con ojos codiciosos tan bellas carrocerías, y se espera que grandes magnates chinos entren como los nuevos dragones del coche de colección cuando cambien las prohibitivas leyes de importación para este tipo de vehículos. Algunos ya tienen automóviles repartidos en garajes de EEUU y Europa. España se acaba de sumar, oficialmente, a la fiebre.

Bugatti Type 57 SC Atlantic. 1936-38 Producción: 3 ejemplares (50 millones).

Componente emocional

Uniendo pasión, negocio y know how, Oriol Vilanova (Barcelona, 1976) se ha percatado del chance y ha apostado fuerte por este ¿nuevo? nicho mercantil. Junto a siete socios ha registrado Fund Drive, el primer fondo de inversión de automóviles que opera plenamente en nuestro país. Pionero, pues, y con el olfato listo para oportunidad de negocio con aroma a octanos y chasis de leyenda, argumenta con fe y claridad por qué acudir a esta inversión refugio de alta rentabilidad. "Primero porque es un valor tangible, que se puede tocar, y sobre todo, conducir. La principal desconfianza de muchas inversiones actuales es la complejidad y la abstracción: si inviertes en un coche que te apasiona puedes visualizar en qué estás depositando tu capital. Por eso el componente emocional es un plus, ya que da una enorme satisfacción apostar por un Bugatti de los años 30 o un Testarossa de los 80. Son los coches de nuestra juventud, o los coches de la juventud de nuestros padres y nuestros abuelos. Muchos quieren poseer los coches con los que soñaban cuando eran niños", arguye este empresario que fuera diseñador de automóviles para distintas marcas: Mercedes-Benz, Hyundai y Kia o Ferrari.

Ferrari 250 GTO 1962-64 Producción: 36 ejemplares (50 millones).

Hoy guarda algunas de sus piezas maestras en un enorme garaje en Caldes de Montbui, a una hora escasa (en utilitario) de la Sagrada Familia. En su nave descansan un Chevron B36 del 77 (barquetta de competición, ganador de la Targa-Florio, comprado en 2016 por 180.000 euros, hoy vale 300.000), un Maserati Kyalami (sólo 200 en el mercado, a unos 100.000 euros), un Testarossa primera serie de 1985 (150.000 euros), un Ferrari 328 GTS de 1986, un inmaculado Ford Sierra Cosworth de competición, un icónico BMW 2002 Turbo del que sólo marcharon de fábrica 1.672 unidades... Con estos fondos, y los que han de venir, Vilanova y sus socios constituyeron a finales de 2015 la compañía. "Mi padre y mi tío, ya fallecido, eran unos auténticos fanáticos del coche clásico. A mi padre, que tenía una empresa textil, en los años 80 le pagaron una deuda de un millón de pesetas con un Citroën 11 Ligero y un Citröen 5 CV. Ahí comenzó la pasión de la familia por los coches, además de participar en distintos rallies como el de Sitges. Llegamos a tener casi 50 coches en la familia".

Ferrari 250 Testarossa 1957-61 Producción: 34 ejemplares (35 millones).

La veneración y búsqueda de coches históricos se disparó a finales de 1980. En la actualidad, tras un par de años dubitativos por la crisis, el mercado vuelve a frotarse los manos y los ojos ante los pingües beneficios que se auguran. ¿Qué hay de la rentabilidad en esta procelosa y sinuosa carretera inversora? Pues que roza el 20%, en el caso de Fund Drive, para un desembolso mínimo por parte del inversor de 20.000 euros. Fund Drive cerró el pasado año con una inversión de más de 1,5 millones de euros y cuenta con unos activos de 10 automóviles. Las cifras que ofrece y a las que obliga: una comisión de gestión de 2,5% al año, más una comisión de suscripción del 1%, además de una comisión de éxito que se fija en el 20% de la plusvalía. "Entre este año y el que viene está previsto levantar unos 2,5 millones de dólares en EEUU y llegar a tres millones de euros en España. Pronto vamos a operar desde EEUU, porque en 2018 está previsto replicar la estructura en el extranjero y abrir un segundo fondo paralelo al lanzado en España", explica Vilanova.

Porsche a la cabeza

Desde 1995 hasta hoy, sólo en Europa el mercado del clásico ha movido 20.000 millones de euros. Un artículo del Financial Times -enmarcado en los cuarteles generales de las mejores casas de subastas de coches como RM Sotheby's (rmsothebys.com), Bonhams (bonhams.com), Gooding&Co (goodingco.com) o Artcurial (artcurial.com)- lo llegó a definir como "el nuevo mercado del arte". De largo, Ferrari cuenta con el mayor número de modelos por lotes. Hasta 2016, el valor medio de sus coches históricos aceleró hasta en un 11%, al tiempo que los Mercedes lo hicieron en un 3%. Porsche se revalorizó un 16% pese a la gran cantidad de unidades que hay en el mercado.

Mercedes-Benz SSK 1928-32 Producción: 38 ejemplares (25 millones).

Entre los valores en alza aparece la española Pegaso, por cuyo modelo Z-102 fabricado por ENASA entre 1951 y 1958, podrían pagarse 1,5 millones de dólares. Lamborghini creó hace dos años su departamento PoloStorico, que custodia la documentación y garantiza la preservación y la integridad (restauración) de sus automóviles fabricados, casi 10.000 desde que nació la marca del Miura, el Diablo o el Countach. También lo hacen Aston Martin, Jaguar, De Tomaso, Mercedes o Porsche, además de la escudería Ferrari con sede en Manarello, y que ahora celebra su 70 cumpleaños.

Leo Schiegel tiene 68 años y 63 coches, algún que otro Ferrari. Reside en Miami y su gasolina y su modus vivendi son los coches de colección. "Mi padre era joyero en Cuba y me llevaba a ver las carreras de Fangio en los 50. Me convertí en adicto a los carros desde niño. Hoy las joyas de mi colección son un Lancia B24 Spider America que se cotiza a 1,8 millones de dólares, un Mercedes 300 SL convertible del año 1958, unos 1,4 millones, y otro igual pero alas de gaviota de 1955 que costará 1,7 millones. Son mis princesas", explica a Fuera de Serie. Si se va a comprar, recomienda "no dejarse llevar por la pasión, depositar la confianza en las personas que manejen un fondo solvente y con experiencia. Yo no soy muy partidario de adquirir en subastas. Prefiero tocar y mirar, chequear el background... Tengo amigos que compran en subastas y es como la Bolsa: puedes tener suerte o no".

Ferrari 275 GTB/4 Nart Spider 1967-68 Producción: 10 ejemplares. (25 millones).

Diversificar la cartera

Aseguran los expertos que este sector está totalmente desligado de los mercados de renta fija y variable, "por lo que es un producto ideal para diversificar cualquier cartera de inversiones". Según la consultora londinense Knight Frank, desde 2007, invertir en coches lleva un incremento acumulado de un 467% (líder sin discusión), seguido del vino (245%), el arte (206%), la numismática (195%), el sector residencial de lujo (189%), las joyas (163%), los sellos (133%), los diamantes (129%), los relojes (65%) y la porcelana (37%) (en el recuadro de la página anterior se pueden ver los incrementos del último año). No obstante, algunos expertos sugieren que la inversión carrocera no suponga el eje central de los dividendos a colocar, y que no se olvide el matiz de hobby o pasión para no llevarse chascos.

La paciencia también cotiza. "Vendemos en el momento idóneo, que puede ser a un particular o a una casa de subastas. Un coche de 50.000 euros puede costar casi 10 veces más una década después. Hay que saber esperar", asevera Vilanova. Fund Drive parcela su catálogo en tres divisiones. Classic Collector Cars selecciona automóviles únicos de más de 30 años, de fuerte demanda por su relevancia histórica, su estado, su procedencia y otros atributos ponderados por el equipo gestor. En este epígrafe entra, por ejemplo, un Ferrari 365 Daytona. Los Future Classics son "los modelos que, siendo aún infravalorados, no han emergido todavía a los ojos del coleccionista estándar", clásicos en capilla, por así decir.

Alfa Romero 8C 2900 1937-38 Producción: 40 ejemplares. (20 millones).

Por último están los Contemporary One-Off, porque el fondo tiene la capacidad de pedir un modelo especial a medida en prestigiosos estudios de diseño como Ferrari Design o Zagato, entre otros. "Los fondos de la sociedad se invierten en seleccionados activos automovilísticos con contrastado potencial para su revalorización y su consiguiente rendimiento financiero. Cada decisión se consulta con consejeros independientes [vinculados a las finanzas y al mundo del motor] para contrastar la potencial inversión y lograr el mejor rendimiento futuro. Se evalúa una gran cantidad de automóviles y ofertas mensualmente. Y los inversores reciben informes anuales de todos los estudios e inversiones realizadas así como análisis y comparativas del mercado", recuerda Vilanova.

No todo el mundo tiene el potencial para llenar el garaje con una colección de automóviles. Sea por carencia de músculo financiero, falta de espacio o ignorancia en este mercado, la mejor opción es recurrir a un fondo gestionado por expertos que están al día de cómo oscila el mercado del clásico, amén de ser expertos sabuesos en la búsqueda de gangas ocultas, ofertas o chollos que afloran en cualquier garaje de este ancho mundo (amén de foros en la web sólo para fundamentalistas del motor). También anticipan tendencias, estando presentes en rallies, memoriales, encuentros, eventos y cómo no, el calendario de subastas.

Porsche 917K 1969-71 Producción: 45 ejemplares. (20 millones).

Fund Drive lo marca en rojo y está presente en las mejores citas. La temporada de pujas arranca en Scottsdale (Arizona, EEUU) a finales de enero y continúa en febrero con Paris Retromobile, probablemente la feria más importante en Europa, seguida del Amelia Island Concours d'Elegance, el evento más importante de la Costa Este de EEUU, cuya edición de 2018 se está celebrando este fin de semana.

En abril se disputa anualmente una de las pruebas en carretera de clásicos más importantes, la Tour Auto, con salida en París para cruzar Francia hacia el Este y el Oeste, ya que se baja la bandera a cuadros tanto en la orilla Atlántica como en la Mediterránea. Y un mes después es turno de la Mille Miglia, cuyo semáforo verde se enciende en la localidad italiana de Brescia, utiliza Italia como bello circuito (Roma, Siena, Florencia, Módena...), y se erige como uno de los mejores escaparates para compradores, vendedores y coleccionistas.

Mclaren F1 1994-98 Producción: 107 ejemplares. (18 millones).

Vilanova participa en ella junto a Shawn Till, con un precioso Chrysler 75 del año 1929. Precio 100.000 euros. Debutó en la prueba con un Alfa Romeo 6C 2500 SS, de 1948, con diseño de Pininfarina y sobrenombre mítico. "Compramos un Blue Beauty (belleza azul) en una subasta en París en 2001 junto con un Lancia Flaminia Zagato. El primer dueño del coche fue un piloto de Gran Premio italiano, el conde Goffredo Zehender; y el segundo, un comandante de las Fuerzas Aéreas francesas y piloto acrobático de la Patrouille de France que decidió pintarlo de azul como el fuselaje de su avión. Con él participé en 2011, 2012 y 2014. Le tengo mucho apego. Quiero seguir haciendo eventos con él", asegura.

En la trazabilidad y los hitos del coche reside su cotización. Se percibe cada primavera en el Concorso d'Eleganza Villa d'Este, el certamen más exclusivo (celebrities, expilotos...), a orillas del Lago di Como, en una suerte de kermesse y alfombra roja donde sólo participa la crème de la crème de coleccionistas para exhibir sus caros juguetes. Luego todos de la mano aparcan en el Monaco Historique Grand Prix y en Le Mans Classic, pruebas bianuales (mayo y julio respectivamente) de gran interés para contemplar y/o llevarse coches de GP, F1 y resistencia.

Durante el mes de agosto, el mundo del clásico se reúne en la pintoresca península de Monterey, en el norte de California, para asistir a eventos como el Concurso de Elegancia de Pebble Beach, cuyo tapete no podría ser más mullido y distinguido: un campo de golf cortado a tijera. Seguidamente, no se puede faltar al Goodwood Revival, en West Sussex (Reino Unido), ni a la London to Brighton Veteran Car Run, que cierra noviembre con uno de los eventos con más solera y tradición, puesto que solamente se puede participar con vehículos anteriores a 1905.

Aston Martin DB4 GT Zagato 1960-63 Producción: 19 ejemplares. (16 millones).

Oferta astronómica

Leo Schiegel se escapa a casi todas las citas. Junto a su amada esposa. Ambos conocen bien España y su mercado. "Lo veo buenísimo, pero se están vendiendo los carros clásicos muy caros. En Europa me acaban de ofrecer un Porsche de 1966, un 911, y pedían 240.000 euros cuando puedes encontrarlo por 150.000 dólares. De eso hay que huir, hay que conocer este mundo al detalle porque te piden cosas fuera de mercado, astronómicas", subraya.

Ferrari 250 GT SWB Competizione 1960-63 Producción: 73 ejemplares. (15 millones).

Por eso una de las cuestiones que asalta al inversor, es en qué piezas invertir. Porque en esto también hay modas que afectan los precios. Este año los gurús fijan sus miradas en piezas como el Ford RS Evolution, el Audi Sport Quattro S1, el Lancia Delta S4 Stradale y el Rally 037, los viejos Jaguar serie C y D, los Maseratis 300S, los Peugeot 205 Turbo 16V y los raros japoneses Acura NSX, cuya cotización ha subido un 40% en los dos últimos ejercicios. No todo tiene un precio, como recuerda Oriol Vilanova. "Mi padre nunca se desprenderá de su Ford V8 granate, porque con él hizo en el 89 el Rally Barcelona-Moscú. Quizá cueste unos 100.000 euros, pero una experiencia así establece un vínculo de por vida".

11 coches que lo molaron fuerte en el pasado y ahora vuelven por todo lo alto

¿Sabes ese tipo de coches que marcaron pusieron su nombre con letras de oro en el calendario de la historia de la automoción? Qué grandes fueron y cuánto les echamos de menos, aunque en ocasiones podemos lanzar confeti al aire y dejar escapar una lagrimita de felicidad porque las marcas se atreven a reinventar sus conceptos.

El último en confirmarse que volverá a la vida ha sido el portentoso McLaren F1, un coche que dejó una huella profundísima entre los deportivos míticos, pero no fue el único. Otros muchos coches dejaron su impronta aparcada durante años para volver tiempo después, y aquí te traemos a nuestra selección de los 11 mejores.

McLaren F1 (1992)

McLaren F1

Si hay un superdeportivo que marcó una época sin duda que fue el McLaren F1. Cuando irrumpió en las carreteras y los circuitos en 1992 se convirtió por derecho propio en el rey de los coches de altas prestaciones hasta el punto de convertirse en el coche de calle más rápido del planeta, distinción que ostentaría durante más de 10 años cuando en 2005 llegó el Bugatti Veyron.

Hace unos meses se rumoreó con su retorno en forma de GT con 700 caballos, poco después se desmintió desde la propia marca y finalmente ha terminado por confirmarse hace unos días que el prodigioso F1 tendrá una reedición. Como hace casi un cuarto de siglo, sólo se fabricarán 106 unidades y aunque no hay datos oficiales sobre su precio, ni prestaciones, ni nada, ya están todas vendidas.

McLaren F1

Volverá para marcar otra época en el siglo XXI igual que lo hizo a finales del siglo XX, y si quieres hacerte con una de estas piezas de historia aún puedes acercarte a McLaren a ver si te venden el impoluto número 60 negro con un precio estimado de 9 millones de euros.

DeLorean DMC-12 (1981)

Marty McFly y su condensador de fluzo colocaron en 1985 a un deportivo discretito con sólo 130 caballos de potencia en el olimpo de la cultura pop. El DeLorean DMC-12 nunca destacó precisamente por sus prestaciones, pero tenía un diseño tan particular que bastó su aparición en 'Regreso al Futuro' para que quedase grabado a fuego en nuestras retinas por el resto de los tiempos.

Ahora, 30 años después de aquello y tras haber pasado mucho tiempo fabricando repuestos bajo licencia, DeLorean Motor Company recupera el diseño original del DMC-12 firmado por Giugiaro para hacer las delicias con el doble de potencia de sólo 300 aficionados más nostálgicos con entre 70.000 y 90.000 euros de sobra en el bolsillo.

Ford GT40 (1964)

Ford GT

Como respuesta al insultante dominio que estaba ejerciendo Ferrari en las 24 Horas de Le Mans durante la década de los 60, Ford Motor Company destinó todos sus esfuerzos a la creación de su deportivo más radical, un coche que tuviera como único objetivo batir a los italianos en la carrera de resistencia más prestigiosa del mundo. Así nació el Ford GT40, una máquina capaz de alzarse con el triunfo durante cuatro años consecutivos entre 1966 y 1969.

Con su motor de ocho cilindros en uve y una aerodinámica estudiada en profundidad, el GT40 logró arraigarse en los circuitos y en forma de póster en las paredes de los adolescentes durante décadas. La friolera de medio siglo después, su espíritu se ha reencarnado en el impresionante Ford GT, una máquina sin concesiones con motor EcoBoost V6 biturbo con una potencia superior a los 600 caballos.

Podrías haberte hecho con una de estas espectaculares máquinas, sólo si hubieras pasado por el fino tamiz que ha impuesto Ford a sus clientes y si hubieras sido uno de los 500 elegidos entre los 7.000 interesados. Aunque siempre te quedará la fantasía de crearte uno a tu gusto en su configurador web. Y sí, por si te lo estabas preguntando, va a volver a dar cera en Le Mans.

Chevrolet Camaro (1967)

Chevrolet Camaro Zl1 Convertible

Nos mantenemos en los Estados Unidos para recuperar a un pony car que resurgió de entre sus cenizas para plantarle cara al todopoderoso Ford Mustang. Fue en 1967 cuando en pleno auge de los muscle car apareció el primer Chevrolet Camaro, uno de los modelos más identificados con el movimiento hot rod pero que por desgracia fue perdiendo su identidad con el paso de los años hasta cesar su producción en el año 2002.

Mirando a sus orígenes y con las antiguas modas volviendo a estar vigentes, el Camaro se reinventó a sí mismo para volver al mercado en 2006 con una apariencia moderna pero con influencia directa de los primeros modelos. El resultado fue espectacular y su éxito, ayudado en parte por su aparición en la saga Transformers, le ha permitido seguir 10 años después evolucionando como uno de los deportivos más apetecibles, incluyendo las deseadas versiones ZL1 con más de 600 CV, tanto coupé como descapotable y el radical COPO Camaro de dragster.

Dodge Charger (1966) y Dodge Challenger (1970)

Dodge 1

La pareja de deportivos estadounidenses del carnero siguieron un camino similar al del Camaro. Primero el Dodge Charger en 1966 llegó al mercado como un gran muscle car y cuatro años después el Dodge Challenger hizo acto de presencia como una versión reducida y más asequible de su hermano mayor.

Juntos gozaron de gran popularidad y aún hoy son objeto de culto entre los apasionados de los deportivos clásicos de Chrysler, pero en ambos casos su diseño sólo se respetó durante la primera generación. El Challenger se comercializó del 70 al 74, mientras que el Charger fue más longevo, del 66 al 78 para después convertirse en un sedán mu raro y perder toda su esencia.

Dodge 1

Ya metidos en el siglo XXI el Charger se reinventó en 2006 como una berlina de cuatro puertas con tracción trasera y aspecto musculoso, mientras que el Challenger volvió en 2008 como el más bonito y elegante (para mi gusto) de los pony car modernos. Ambos tienen mucha vida por delante, especialmente el Challenger y los rumores que apuntan a una versión mucho más prestacional en camino.

Citroën Méhari (1968)

Si pensabas que sólo íbamos a hablar de deportivos estabas muy equivocado. Cuando echamos la vista al pasado y pensamos en coches míticos es muy complicado no acordarse de aquella ida de pelota de Citroën que resultó por convertirse en un tótem de la cultura playera y de la polivalencia absoluta.

Construido sobre la base del Citroën 2CV, el Citroën Méhari era un compacto descapotable, robusto, ligero (sólo 535 kg) y muy fiable es hoy en día uno de los clásicos más cotizados. Se produjeron 144.953 unidades entre 1968 y 1988, incluyendo un Méhari 4x4 entre 1980 y 1983.

Citroen Mehari 2017

La remasterización de este concepto francés será en forma de vehículo eléctrico, porque el Citroën e-Méhari recupera el espíritu surfero con una motorización eléctrica alimentada por baterías de litio-metal polímero con una autonomía de 200 km. Igual que el original será descapotable, pero con techo rígido desmontable en combinación con una carrocería de plástico termoformado y un interior lavable a presión a prueba de aventuras.

Peugeot 205 GTi (1984)

L24adxzfuo0wie2tblo4

De 1984 a 1994 el Peugeot 205 GTI hizo historia. Durante una década este pequeño francés llevó sobre sus hombros buena parte del peso de la cultura hot-hatchback, portando el pendón en la guerra de los pequeños compactos potenciados, con mala uva y muy ligeros que tanto echamos en falta por nuestras carreteras.

Fueron otros tiempos en los que este mítico coche se forjó una extensa fama en el Campeonato Mundial de Rally y Peugeot aplicó sus conocimientos a los coches de calle. Sus motores de cuatro cilindros en dos versiones, 1.6 y 1.9 litros, ofrecían un abanico de potencias entre 105 y 125 CV según la versión y el año.

Peugeot 208 GTI

Pese a que sus siglas se utilizaron con mayor o menor libertad en otros modelos y otras marcas, el auténtico GTI ha seguido siendo para muchos aquél pequeño 205 calzado con esas llantas tan características. Hemos tenido que esperar 30 años para que Peugeot nos ofrezca un digno sucesor: el Peugeot 208 GTi.

Nacido en 2015, el 208 GTi recupera las líneas principales marcadas por el original para fabricar un pequeño hatchback de lo más divertido tal y como pudimos comprobar en nuestra prueba. Con 208 CV procedentes de su motor 1.6 turbo de cuatro cilindros, un peso de 1.260 kg y una puesta a punto a cargo de Peugeot Sport este compacto se convertirá en uno de los juguetes más cotizados de segunda mano para los que busquen un coche con garra.

MINI (1959)

Morris Mini

Uno de los coches del pueblo por excelencia en la segunda mitad del siglo XX fue el Morris MINI. Esa cosa pequeña con cuatro ruedas que se movía rápidamente callejeando entre la bruma de Londres lo petó muy fuerte desde que apareció en 1959.

Pequeño, útil, asequible, fácil de usar, de calidad y fiable. Sus buenas cualidades le valieron un hueco desde el garaje de cualquier urbanita como en los tramos de rally. Los años parecían no pasar sobre su escueta carrocería de formas redondeadas así que después de un parón BMW se hizo con los derechos y encontró un filón.

Mini

Quizá el MINI actual suponga el mejor ejemplo en cuanto a la reedición de coches clásicos. Guardando ciertas similitudes con el modelo original (estéticamente sobre todo) pero con tecnología, seguridad y habitabilidad actual, el MINI actual ha formado desde 2001 no sólo un modelo, sino toda una familia que goza de buena salud.

Fiat 500 (1957)

Fiat 500

Seguimos con las marcas europeas que produjeron coches utilitarios para todos, y en esta ocasión nos paramos en el Bambino, el Fiat 500. Materializando la idea de Benito Mussolini en la década de los 30, el 500 nació en 1957 como una solución de movilidad asequible y práctica para movilizar al pueblo italiano, y terminó por volverse un gran éxito con múltiples versiones (D, Giardiniera, Furoncino, Berlina, Lusso, Rinnovata...) que trascendió las fronteras políticas y geográficas extendiéndose hasta latinoamérica hasta alcanzar una producción de casi 4 millones de unidades.

Fiat 500

Gozó de buena salud hasta 1975 cuando cesó definitivamente la producción del modelo tal y como se le conocía. Con su concepto aparcado en época de vacas gordas, cuando empezaron los primeros latigazos de la crisis Fiat recuperó al 500 para lanzar un nuevo modelo en 2007 con la misma filosofía: un utilitario accesible, sin alardes, muy práctico y con un diseño cuidado.

Volkswagen Beetle (1938)

Volkswagen Escarabajo

La historia del Volkswagen Beetle se parece bastante a la del Fiat 500, aunque en este caso fue Hitler el promotor de la idea original. Tenían que dar un coche a los alemanes que sirviera para todo, no fuese caro y que fuese duro como una piedra. Tan bien hicieron el trabajo los ingenieros de Volkswagen con Ferdinand Porsche al timón que el Escarabajo se convirtió en el coche con más tiempo de producción de la historia del automovilismo.

En realidad no debería estar en esta selección porque en México no llegó a dejar de producirse gracias a su gran acogida en el país latinoamericano. Su construcción robusta, su motor de dos cilindros trasero y un precio de los recambios asumible le han convertido en uno de los coches más influyentes de la historia.

Volkswagen New Beetle 2016006

Su cotización al alza en el mercado de segunda mano llevó a Volkswagen a retomar el concepto y lanzar en 2001 el New Beetle, una reinterpretación del modelo original pero con unas medidas muy superiores y carrocería rechoncha que se ha ido perfilando con el paso de los años y que acaba de estrenar una nueva generación.

Alpine A110 (1961)

Alpine

Para rematar esta selección no podíamos olvidarnos de una de esas marcas que añoramos desde lo más hondo de nuestro corazoncito de petrolhead. El Alpine A110 se estrenó en 1961 como uno de esos grandes deportivos de tramo franceses impulsado con motores Renault. A principios de los 70 logró hacerse un hueco entre los mejores coches de rally con motores que iban desde los 1.108 cc hasta 1.647 cc con potencias de 66 a 127 CV.

Ahora estamos de enhorabuena porque el Alpine A110 sabemos que va a volver a las carreteras, y lo hará de la mano del Grupo Renault siendo fiel en un 80% al prototipo presentado hace unos meses. Un renacer que vendrá impulsado por motores de potencia no demasiado elevada pero moviendo conjuntos muy ligeros.

Seis claves que debes tener en cuenta antes de comprar un coche de lujo de segunda mano

Comprar un coche de lujo de segunda mano es algo que tarde o temprano pasará por tu mente. En nuestro mercado hay muchas opciones la mar de tentadoras, ya sea en forma de superdeportivo con unos años a sus espaldas o de una berlina de representación que ya haya dejado de representar como lo hacía cuando era joven.

Por el precio que tienes que pagar por un coche nuevo de gama media, puedes encontrar en el mercado de segunda mano ese modelo con el que siempre has soñado, aquel que llevabas en el forro de tu carpeta del colegio. Pero ojo, porque antes de embarcarte en la compra de un coche de lujo de segunda mano, debes prestar atención a estos seis aspectos clave que deberás tener muy en cuenta.

Pintura original

Jaguar XK

Una de las cosas que mejor te puede indicar si un coche ha tenido una buena vida y si ha sido mimado por sus dueños, es el estado de la pintura. Si mantiene la pintura original que aparece en la ficha técnica, podrás analizar si ha sufrido algún tipo de golpe o si la carrocería ha estado expuesta a corrosión en algún punto.

P05 0505

En cambio si ha sido repintado, es más complicado conocer cómo ha sido su vida hasta ahora. Además, en muchas ocasiones cuando hay que pintar un coche, mucha gente opta por hacerlo con un color diferente al original, o sin utilizar la pintura oficial del fabricante. Si un coche tiene la pintura original y está en buen estado, valdrá mucho más que si ha sido repintado.

Matching numbers

Audi RS2 Avant

Los coches vienen marcados de fábrica con varios números. El de bastidor es el más conocido, y aparece reflejado en la ficha técnica, pero hay que prestar atención a otros números y sobre todo, a que entre ellos haya coincidencia. Es básico a la hora de invertir en un coche caro, que los números de motor y chasis que aparecen en la ficha técnica sean los mismos que muestra el coche.

Lancia Thema by Ferrari

De lo contrario, es lógico pensar que algo ha llevado a su anterior dueño a cambiar el motor o incluso modificar el chasis, y por norma general no eso no suele ocurrir por gusto. Los coches con matching numbers, o números que coinciden, son por norma general inversiones más lógicas que los que han sufrido el cambio de alguno de estos elementos básicos.

Revisiones periódicas pasadas (y selladas)

Maserati Quattroporte

Los libros de mantenimiento y revisiones son como el historial clínico de un coche. Aunque puede que en ellos no aparezcan todas las enfermedades que ha sufrido, es importante revisar estos documentos antes de comprar el coche, especialmente en el caso de coches con unos períodos de mantenimiento estrictos o con mecánicas delicadas.

Maserati 3200 Gt

Pregunta por el libro de mantenimiento, revisa con qué periodicidad ha pasado revisiones y por el taller y en caso de tener dudas, consulta al propio fabricante, ya que en algunos casos con el número de chasis te pueden facilitar cuál ha sido el historial del coche que estás pensando comprar. Ah, e importante que las revisiones lleven el sello del sitio donde se ha realizado. Cualquiera podría rellenar una revisión ficticia.

Coste de posibles reparaciones

Original Bentley T

Ya que hablamos de talleres y reparaciones, debemos tener en cuenta cuáles son los costes de mantenimiento del modelo que estamos planteando comprarnos y cuáles son las siguientes revisiones que necesita. En coches de lujo muy especiales, puede que cueste más un cambio de correas que lo que tenemos que pagar por el propio coche.

Heritage 11

Además de esas revisiones, ten en cuenta también qué reparaciones querrás hacerle para dejarlo a tu gusto. No es lo mismo reparar un coche generalista que un exclusivo y elegante coche de lujo italiano. Un vistazo a las múltiples páginas de venta de repuestos para tu coche te puede ayudar a hacer las cuentas.

Precio del seguro

Mercedes limusina

El seguro es algo que deberás incluír en tus cuentas. Deberás pensar en el tipo de seguro que le quieres hacer a ese coche. Puede ser a terceros o a todo riesgo, pero deberás valorar el elegir una opción u otra dependiendo del tipo de uso que le vayas a dar, si va a dormir en garaje y sobre todo, el precio que tiene una opción u otra.

Mercedes Clase S

En ocasiones compensa pagar más por un seguro a todo riesgo, especialmente en coches que aunque vayan a tener un uso esporádico, el precio de cualquier pieza de repuesto puede superar con creces incluso el precio que has pagado por el propio coche. Además, dependiendo de la antigüedad del coche, podrás valorar también si merece la pena hacerle un seguro de coche histórico, que suele ser mucho más económico que uno normal.

Edición especial

BMW Z8

Si el coche al que le has echado el ojo es una edición especial, puede que estés de suerte. Las ediciones especiales suelen mantener su valor mucho mejor que los coches de gran serie, así que si la documentación acredita que es un coche de una serie limitada o con alguna característica diferente al resto de sus hermanos, valóralo positivamente.

Es importante que no te den gato por liebre, ya que en muchas ocasiones hay coches que son modificados para darles el aspecto de una edición especial del mismo modelo, pero lógicamente su valor no es el mismo. Atento a esos pequeños detalles que delatan a todas las ediciones limitadas.

Estas seis claves, aplicar un poco de sentido común y estar atento para evitar engaños pueden ser las claves para que ese coche que siempre has soñado con tener se convierta en tu compañero inseparable y no en tu mayor quebradero de cabeza. ¡A disfrutarlo!

A falta de camión, un Bentley Blower de 1929 bien sirve para tirar de un Porsche 962

A falta de camión, un Bentley Blower de 1929 bien sirve para tirar de un Porsche 962

Cuando posees una compañía de alquiler de coches clásicos y una buena colección de coches, lo normal es contratar a un transportista especializado para que mueva tus automóviles de un evento a otro. Y es lo que hace habitualmente Martin Overington, dueño de Classic Grand Touring. Sin embargo, cuando los organizadores del festival de clásicos del Circuits des Remparts de Angoulême (Francia) le pidieron prestado su Porsche 962 de 1988 para exponerlo, Martin decidió que sería una buena idea llevar él mismo hasta allí el coche en un remolque.¿Usar el Range Rover? Demasiado obvio. ¿Usar un Porsche Cayenne? Demasiado visto. Nada, que su Bentley Blower de 1929 y sus 180 CV servirán perfectamente.

Qué diablos. Me llevo también el Bentley.

En principio, Martin quería llevar el Benteye a Angoulême, pues es uno de sus eventos favoritos, estuvo presente en las 24 ediciones anteriores. Así que adaptó una bola de remolque al Bentley mató dos pájaros de un tiro.

Según contó a Road & Track, no fue una buena idea a nivel práctico, aunque sí a nivel de imagen. Explica que los frenos del remolque son más potentes que los del Bentley y que el remolque es mucho más ancho que el coche, lo cual no ayuda a circular por los pueblos en Francia. Y para colmo, le llovió casi todo el trayecto...

Bentley Blower 1929

A finales de los años 20, Bentley era una de las marcas punteras en las 24 horas de Le Mans. Pilotos como Tim Birkin y Woolf Barnato forjaron entonces la leyenda de los Bentley Boys, que lo mismo se apuntaban a las 24 horas de Le Mans que se medían contra el tren más rápido del mundo tras una apuesta en el pub.

Uno de ellos, Tim Birkin, terminó en desacuerdo con Walter Owen Bentley sobre el camino a seguir para luchar contra Bugatti en Le Mans. W.O. Bentley quería un coche más grande y potente. Total, Ettore Bugatti ya decía de los Bentley que eran los camiones más rápidos del mundo...

Tim Birkin, sin embargo, quería un coche más ligero y sobrealimentado para sacar más potencia del motor. Así que creó que propio taller para desarrollar el modelo que anhelaba. La base era la del Bentley 4½ Litres cuyo cuatro cilindros en línea -con culata de cuatro válvulas por cilindro- desarrollaba 130 CV en su versión de competición.

Gracias a la sobrealimentación por compresor volumétrico, ésta subía hasta los 180 CV. Al final, como Woolf Barnato controlaba las finanzas de Bentley, W.O. Bentley accedió a fabricar 50 unidad del Blower para poder homologarlo en competición para las 24 horas de Le Mans.