Legislación

Cómo homologar accesorios en la ITV

by DelBow on 26 marzo, 2017
Instrucciones para que no sea un calvario

Todos, en mayor o menor medida, tenemos un poco de “repelús” a la ITV. Con una serie de artículos intentaremos arrojar un poco de luz sobre algunos temas que atañen al funcionamiento de ITV y en las que el usuario se pueda ver reflejado. Como punto de partida, y para que conste, el cometido de la ITV es aplicar tanto el Manual de Inspección para ITV como el Manual de Reformas, redactados en el Ministerio de Industria.

En el caso de la comunidad de Madrid, desde hace algunos años, el sector está liberalizado. Esto quiere decir que cualquier persona o empresa que cumpla los requisitos para montar una ITV puede hacerlo, y poner el precio que quiera (inferior al recomendado). Aparte de todo esto, la filosofía de la ITV debe ser la de ayudar. Ayudar a la identificación de los fallos existentes en el vehículo (los tipificados en el Manual de Inspección) e informar al usuario de los mismos, para que comprenda su importancia y pueda buscar una solución.

Para comenzar con esta serie vamos a hablar de homologaciones, pero para poder entender lo que viene a continuación es necesario explicar un concepto que muy poca gente conoce, el de contraseña de homologación del vehículo.

Ficha técnica

La contraseña de homologación indica el nombre de un documento llamado Ficha Reducida mediante el cual una marca homologa un vehículo en concreto. Esta contraseña puede tener muchas formas dependiendo del tipo de vehículo. La forma más común de todas bien podría ser: e1*2001/116*0501*01, donde 2001/116 hace referencia a la Directiva 2001/116/CE, aunque hay muchas directivas que van actualizándose con el tiempo. En esa Ficha Reducida del vehículo se pueden consultar todas sus características (neumáticos, referencia escapes, medidas, masas autorizadas, etc.) dependiendo del tipo, variante y versión del mismo. Es decir, así salió el vehículo de fábrica.

Pasando a la homologación en ITV es común que, a la hora de comprar un coche, nos ofrezcan en concesionario una serie de accesorios que lo hacen más atractivo. Para entender un poco de qué estamos hablando, estos son dos ejemplos:

Dacia Duster

Dacia Duster

Dacia no se caracteriza por tener unos coches muy equipados, sin embargo, tienen muchas opciones en accesorios, como pueden ser una defensa cromada o unas estriberas. No negaremos que, un vehículo de ese tipo gana mucho con unos accesorios bien elegidos.

Opel Corsa Irmscher

Opel Corsa

La gama media tiene disponibles accesorios, como los añadidos de paragolpes, taloneras y alerón que hacen que estéticamente tengamos un coche más deportivo, pero con un motor más asequible en el día a día.


Estos dos vehículos no salen así de sus respectivas fábricas, por lo que todo lo que se le monte en concesionario es necesario homologarlo. Por otro lado, hay coches que salen con los accesorios de fábrica. La pregunta entonces es: ¿Cómo puedo saber si mi coche tiene todo homologado? La respuesta es: Mirando la ficha técnica.

Si viene de origen con los accesorios, es la fábrica la que, al hacer la ficha técnica, incluye estos accesorios.

Por supuesto las versiones deportivas de algunos turismos, como por ejemplo (Renault RS, Ford RS y ST, Opel OPC, Subaru STI, etc.) salen de fábrica en unas condiciones diferentes a las versiones más normales (diferentes paragolpes, alerones, etc.) aunque éstos también tienen un catálogo con otros accesorios diferentes, como alerones y kits de carrocería que habría que homologar.

Si no viene de origen, es el concesionario, o el usuario final, quien debe acudir a la ITV a homologarlo

Los pasos para la homologación de accesorios originales son sencillos.

  1. Pedir Informe de Conformidad a la marca del vehículo. Viene firmado digitalmente por el responsable de homologaciones de la marca y en él aparece el código de reforma que aplica y los campos de la ficha técnica que deben variar (anchura total, altura total, etc.). Todos o casi todos los accesorios originales están dentro de la homologación de tipo del vehículo y por tanto no será necesaria la realización de Proyecto Técnico*.
  2. Certificado de Taller que avale el montaje de los accesorios. Tiene que ser el documento original, con firma del responsable del taller y sello. Aunque seamos nosotros mismos, si tenemos los conocimientos y los medios adecuados, quienes hayamos montado los accesorios, es un taller con número de Registro Industrial (autorización de la Dirección General de Industria para ejercer la actividad) y número de Registro Especial (cada reforma necesitará una especialidad como Mecánica, Chapa y Pintura, Electricidad, etc.) quien debe emitir el Certificado. Las piezas deben ir acompañadas de un croquis de montaje donde vienen identificadas las partes de que constan y cómo van montadas, para que se pueda comprobar en ITV.
  3. Acudir a la ITV con el vehículo, la ficha técnica, el permiso de circulación, el Informe de Conformidad y el Certificado de Taller. Para la legalización de reformas en ITV tiene que acudir el titular del vehículo o bien una persona autorizada por él.
  4. En ITV se le anotarán los accesorios en la ficha técnica.

Extra: A partir de que los accesorios han sido homologados, el vehículo tiene que presentarse en ITV para las inspecciones periódicas tal y como aparece en su ficha técnica, es decir, con los accesorios que han sido legalizados.

Si llegado el caso queremos volver a dejar el coche como estaba, necesitaremos acudir también a la ITV. Esta vez será necesario solamente un Certificado de Taller que avale el desmontaje de los elementos en cuestión.

Subaru-WRX-STI-715

Espero que este artículo sirva de ayuda para aquellos que han adquirido un coche con accesorios en los últimos meses y que van a tener que pasar la primera ITV a su vehículo, para que no se encuentren con una sorpresa en forma de “Desfavorable” en su ficha.

(*) Proyecto Técnico: Documento para la homologación de ciertas Reformas de Importancia, como por ejemplo la instalación de accesorios fuera de la homologación de tipo del vehículo, separadores/espaciadores, muelles deportivos, etc.

El Seat Ibiza, el coche más robado en España

El Porsche Cayenne y el Audi Q7, los ‘premium’ más hurtados. El robo digital se impone al robo con violencia.
El coche más robado el año pasado fue el Seat Ibiza, seguido del Ford fiesta y del Volkswagen Golf, según los datos de Techco Security sobre el robo de vehículos llevados a cabo en España en 2016. Y Madrid es la ciudad que más sustracciones acapara con el 52% del total.El informe explica que el 90% de los robos se producen en los aparcamientos de los centros comerciales y en la calle, mientras que en las gasolineras se produce el 7%.

La información recoge las cifras de todos los actos delictivos conocidos y registrados por el Centro de Operaciones Remotas (SOC por sus siglas en inglés) de la compañía, aunque no cifra el número.

Según dichos datos los coches de gama media fueron los vehículos más sustraídos en España en 2016. Por modelos, el Seat Ibiza (39%), el Ford Fiesta (13%) y el Golf de Volkswagen (13%) “fueron el blanco preferido de los ladrones”. En cuanto a los coches de gama alta, estos se decantaron por el Audio Q7 y el Porsche Cayenne.

Para Rafael Ruiz, coordinador general del SOC de Techco Security, los motivos de estos datos radican en que “existe una mayor demanda de este tipo de automóviles; porque son más fáciles de sustraer y cuentan con menos sistemas de seguridad; y porque sus piezas son de las más solicitadas en el mercado negro de segunda mano, debido principalmente al perfil de conductor de este tipo de coches”.

Los datos globales del SOC de Techco Security también indican el tiempo medio de recuperación de los vehículos denunciados por sus clientes se situó en 5 horas y 28 minutos, gracias a la eficacia de los dispositivos GPS que llevan ocultos algunos coches.

Sin embargo, la compañía alerta del incremento de inhibiciones de la señal GPS/GSM en ciertos dispositivos que no gozan de vías alternativas de transmisión (es decir, poder transmitir las coordenadas por otras vías de comunicación cuando la principal está inhibida), que afectó a 1 de cada 4 vehículos.

Por provincias, Madrid (52%), Málaga (10%) y Badajoz (6%) fueron las que más actos delictivos registraron en 2016. Noviembre y marzo son los meses en los que más se delinquió, según los datos del Centro de Operaciones Remotas de Techco Security.

Violencia de guante blanco

El 3% de los robos se efectúan con violencia pero, como en el resto de sectores, la digitalización se está imponiendo.

Entre las técnicas más utilizadas por los ladrones para abrir los coches destacan el uso de un capturador o escáner de radiofrecuencia. Esta es una tecnología por la que los ladrones detectan el vehículo que les interesa y esperan a que el conductor pulse el mando a distancia para cerrarlo; en ese momento accionan este escáner y logran capturar el código de desbloqueo. Los menos digitales, arrancan el bombín de la puerta, sin efectuar una escabechina pero con idéntico resultado.

En cuanto al arranque del motor, ya no se hace el puente. Los delincuentes suelen utilizar, o bien una máquina que conectada a la toma OBD (On Board Diagnostics) del vehículo, y mediante un software, permite programar una nueva llave en blanco o sin codificar; o bien cambiando la centralita que gestiona el motor del automóvil por otra hackeada que tiene el sistema de inmovilización electrónica anulado.

De ahí que el tema de la seguridad sea uno de los obstáculos para la llegada del coche autónomo. La mayor conectividad supone mayores riesgos, más puertas traseras para que nuestro vehículo sea robado de forma digital. De hecho, el FBI ha emitido un informe desfavorable al coche autónomo porque podría ser utilizado por los terroristas como arma manejada desde un dispositivo digital como un portátil o una tableta.

Destinos de los coches robados

El destino de los coches robados gira en torno a tres principalmente fines: venderlos en otros países, usarlos en atracos o en alunizajes, o desmontarlos para revender las piezas.

El destino varía en función del tipo y modelo de automóvil, aunque generalmente los sustraídos en España suelen acabar en Europa del Este y el Norte de África.

Todo lo que hacemos mal en las rotondas o glorietas

 José Antonio Aranda García  20 noviembre, 2016
¡PROBABLEMENTE NO LO SABES!

Las rotondas son un gran invento, claro que sí, y es que no solo agilizan el tráfico, sino que además, los accidentes que se producen en ellas son -en general-, menos graves que los que ocurren en las intersecciones reguladas por semáforos, o mediante stop o ceda el paso. Pero la verdad es que no sabemos conducir por ellas

Algunos podrían alegar la excusa de haberse sacado el carnet antes de que se inventaran, y reconozco que que se hace muy poco en los medios de comunicación más populares para formar y concienciar a los conductores, pero lo cierto es que no tenemos excusa, porque la seguridad debería de importarnos a todos, y además la ignorancia no exime del cumplimiento de las normativas y leyes.

La idea básica de las rotondas es aumentar la fluidez minimizando las retenciones. Para conseguirlo, lo ideal sería que la mayoría de vehículos pudiera incorporarse a ella sin apenas detenerse, reduciendo la velocidad, y haciendo un simple “ceda el paso”, o en su defecto, deteniéndose el mínimo tiempo posible.

Rotondas glorietas

Así es fácil llegar a la conclusión de que para que las rotondas funcionen bien -y de forma segura-, es vital que los vehículos que ya circulan por la rotonda lo hagan de forma correcta ya que ello facilita el acceso del resto del tráfico a la rotonda, y por supuesto, a una velocidad razonablemente lenta, y usando los intermitentes… y aquí es donde fallamos de forma estrepitosa.

¿Qué dice la Dirección General de Tráfico?

En la web oficial de la DGT puede descargarse el gráfico que ilustra este artículo, en el que se indican los comportamientos correctos e incorrectos más habituales. Verás que la rotonda del gráfico tiene tres carriles, pero a efectos prácticos, los dos carriles interiores (B y C) tienen una consideración parecida. Para este artículo, he modificado el gráfico de la DGT creando nuevos gráficos más simples, que me permitirán explicar con más detalle un tema tan importante.

Rotondas - Chicane

El error más típico: La chicane

En la mayoría de ocasiones -y por motivos lógicos-, cruzamos las rotondas con la intención de seguir recto, y como siempre andamos con prisas, nuestro subconsciente sugiere trazarlas como si se tratara de una chicane -para perder el menos tiempo posible-, y si en el carril derecho hay tráfico, y hacer cola es de tontos, pues entramos por el carril izquierdo… ¡mal, muy mal!

La trayectoria del coche D -naranja- es totalmente incorrecta, -y también las posibles variaciones en color amarillo-, y es que si antes de llegar a la rotonda, pretendemos seguir recto -es decir, saliendo por la segunda salida de la rotonda-, la única trayectoria correcta es la del coche A -azul-, que consiste en entrar por el carril derecho, recorrer la rotonda por el carril exterior, y salir también por el carril derecho.

¿Porque son incorrectas las trayectorias naranja y amarillas? Pues muy sencillo: trazando las rotondas de esta forma, reducimos muy poco la velocidad y además, utilizamos todos los carriles, dificultando la incorporación del resto del tráfico a la rotonda y convirtiendo la en una especie de cruce con cedas el paso, en el que la preferencia la tendría el más osado y agresivo.

Rotondas - Trayectorias correctas

Trayectorias correctas

En la imagen vemos como los coches A -azul-, que salen por la primera o segunda salida, entran a la rotonda por su carril derecho, trazan la rotonda por el carril exterior y salen por el carril derecho, y por supuesto, usando el intermitente para indicar que salen de la rotonda.

El coche B -verde-, entra a la rotonda por el carril izquierdo, trazando la rotonda por el carril interior, pero -muy importante-, cambia al carril exterior antes de tomar la salida, de forma que cuando sale de la rotonda, lo hace desde el carril exterior.

Rotondas - Trayectorias incorrectas

Trayectorias incorrectas

Las trayectorias de los coches C -rojo- son incorrectas, pues el coche sale de la rotonda desde los carriles interiores -siempre hay que salir desde el carril exterior-. Por lo que respecta al coche E -fucsia-, también sale de la rotonda desde un carril interior, lo cual no es correcto.

¿Y en caso de accidente?

  • Si un coche que circula por un carril interior C -rojo- intercepta la trayectoria de otro que circula por un carril exterior B -verde, o A -azul- y se produce un accidente, la culpa siempre será del coche rojo.

¿Y que debe de hacer el coche rojo si quiere salir de la rotonda, y hay coches a su derecha? Muy fácil: darle otra vuelta a la rotonda.

  • Si en el momento de salir, el coche D -naranja- y el B -verde- colisionan, el culpable será el coche D, ya que está realizando una maniobra incorrecta al salir de la rotonda desde un carril interior.

Resumiendo:

  • Si vamos a tomar la primera salida, o pretendemos cruzar la rotonda tomando la segunda salida, siempre entraremos a la rotonda por el carril derecho, y circularemos por la rotonda por su carril exterior.
  • Solo entraremos a una rotonda por el carril izquierdo si pretendemos girar a la izquierda, es decir, si vamos a tomar la tercera o cuarta salida de la rotonda.
  • Solo utilizaremos los carriles interiores de la rotonda si vamos a tomar la tercera o cuarta salida.
  • Usaremos siempre el intermitente para indicar que salimos de la rotonda.
  • Si pretendemos cambiar a un carril exterior, y este estuviera ocupado, respetaremos la preferencia del otro vehículo, y si fuera necesario, daremos otra vuelta a la rotonda hasta que podamos cambiar al carril exterior.
  • En el momento de girar a nuestra derecha para salir de la rotonda, tomaremos el carril derecho si estuviera libre.
  • No es norma, pero sí es de sentido común el circular por las rotondas a una velocidad relativamente reducida, de forma que facilitemos la incorporación a la rotonda de otros conductores.
  • De acuerdo, en nuestro país hay muchísimas rotondas mal diseñadas, o tan pequeñas, que resulta casi imposible cumplir la normativa -en algunas, incluso se nos obliga a entras en ellas por el carril izquierdo si queremos seguir rectos- pero ten en cuenta que en caso de accidente, no te valdrá la excusa de que “es que esta rotonda es muy estrecha”.

Bien, soy consciente de que este artículo no va a llegar a todo el mundo, pero espero haber aportado mi granito de arena en este campo, y si te ha parecido interesante o que puede servir de ayuda, te agradecería muchísimo que aportaras tu granito de arena reenviándolo a tus amigos.

Sibre el autor:  José Antonio Aranda
“Pistonudo desde mi más tierna infancia y proyectista de profesión. Todavía me entretengo soñando en ser diseñador mientras hago bocetos. Evidentemente, me gusta el diseño y las cosas bellas y/o bien diseñadas, los roadsters, la fotografía, y cómo no, conducir mi MX-5 y viajar en él.”

Puedes llevar un detector de radar, pero no utilizarlo en el Blog de Javier Costas

Seguramente has leído en las últimas horas que se han terminado las multas por tener detectores de radar, o que ya no es sinónimo de sanción segura, pero sigue leyendo. Todo viene a colación de una sentencia del Juzgado de lo Contencioso-administrativo nº 1 de Segovia, que resuelve a favor de una conductora un recurso impuesto por el Jefe provincial de Tráfico de Segovia.

Te pongo brevemente en antecedentes. En agosto de 2015 una conductora fue sorprendida en la N-VI, cerca de San Rafael, portando en su coche un dispositivo que, a criterio del agente que la denunció, era un detector de radar. La conductora se defendió con un recurso, alegando que no era un detector, sino “un dispositivo de ayuda a la conducción”, aportando un certificado de laboratorio, y aún así siguió el procedimiento legal. Como la administración ha perdido, deberá hacer frente a las costas judiciales.

Ahora, la explicación en lenguaje para personas normales. ¿Cuál es la novedad? Es la primera sentencia de este tipo que se produce en España.

Los detectores de radar están prohibidos por la legislación, en el artículo 11.6 de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial. El texto legal dice exactamente lo siguiente:

“Se prohíbe instalar o llevar en los vehículos inhibidores de radares o cinemómetros o cualesquiera otros instrumentos encaminados a eludir o a interferir en el correcto funcionamiento de los sistemas de vigilancia del tráfico, así como emitir o hacer señales con dicha finalidad. Asimismo, se prohíbe utilizar mecanismos de detección de radares o cinemómetros. Quedan excluidos de esta prohibición los mecanismos de aviso que informan de la posición de los sistemas de vigilancia del tráfico.”

Esto mismo lo escribí hace dos años, pero me alegro de que haya quien se dé cuenta ahora, agentes de la ley y DGT incluídos. La ley dice que está prohibido su USO, no su TENENCIA. Eso significa que se puede tener con absoluta tranquilidad un detector de radar, siempre y cuando no esté funcionando, como si hay mil en el maletero. Si realmente funciona, que es sancionable, el denunciante debe acreditar de alguna forma que estaba funcionando. Si no, se puede poner un recurso y ganarlo. No lo digo yo, lo dice la sentencia:

“Nos encontramos pues ante una sanción, en la que no se ha acreditado que el aparato que iba instalado en el vehículo fuera un aparato capaz de detectar los radares, dado que la certificación de un laboratorio homologado, y sus conclusiones no pueden ser desvirtuados por el análisis simplemente formal del agente de la guardia civil, al ser necesario realizar una inspección del aparato por personal técnico, que acredite si el aparato por el que se sanciona a la demandante, realmente es un detector de radares.”

Estamos hablando de una sanción de 200 euros (100 con pronto pago) y una retirada de tres puntos, que dejan antecedente en el Registro de Conductores e Infractores en cualquier caso. No hay que confundirse con un avisador de radar, que no capta las ondas de los cinemómetros, ni con un inhibidor de radar, que interfiere el funcionamiento de los cinemómetros. Un Coyote es legal. Un detector+avisador (o combo) con la parte de detección anulada es legal. Un inhibidor no, y ojo, que la multa es 30 veces más gorda, 6.000 euros, y aquí basta solamente con la tenencia, se use o no.

Dura lex, sed lex.

leer en el blog de Javier Costas