El Seat Ibiza, el coche más robado en España

El Porsche Cayenne y el Audi Q7, los ‘premium’ más hurtados. El robo digital se impone al robo con violencia.
El coche más robado el año pasado fue el Seat Ibiza, seguido del Ford fiesta y del Volkswagen Golf, según los datos de Techco Security sobre el robo de vehículos llevados a cabo en España en 2016. Y Madrid es la ciudad que más sustracciones acapara con el 52% del total.El informe explica que el 90% de los robos se producen en los aparcamientos de los centros comerciales y en la calle, mientras que en las gasolineras se produce el 7%.

La información recoge las cifras de todos los actos delictivos conocidos y registrados por el Centro de Operaciones Remotas (SOC por sus siglas en inglés) de la compañía, aunque no cifra el número.

Según dichos datos los coches de gama media fueron los vehículos más sustraídos en España en 2016. Por modelos, el Seat Ibiza (39%), el Ford Fiesta (13%) y el Golf de Volkswagen (13%) “fueron el blanco preferido de los ladrones”. En cuanto a los coches de gama alta, estos se decantaron por el Audio Q7 y el Porsche Cayenne.

Para Rafael Ruiz, coordinador general del SOC de Techco Security, los motivos de estos datos radican en que “existe una mayor demanda de este tipo de automóviles; porque son más fáciles de sustraer y cuentan con menos sistemas de seguridad; y porque sus piezas son de las más solicitadas en el mercado negro de segunda mano, debido principalmente al perfil de conductor de este tipo de coches”.

Los datos globales del SOC de Techco Security también indican el tiempo medio de recuperación de los vehículos denunciados por sus clientes se situó en 5 horas y 28 minutos, gracias a la eficacia de los dispositivos GPS que llevan ocultos algunos coches.

Sin embargo, la compañía alerta del incremento de inhibiciones de la señal GPS/GSM en ciertos dispositivos que no gozan de vías alternativas de transmisión (es decir, poder transmitir las coordenadas por otras vías de comunicación cuando la principal está inhibida), que afectó a 1 de cada 4 vehículos.

Por provincias, Madrid (52%), Málaga (10%) y Badajoz (6%) fueron las que más actos delictivos registraron en 2016. Noviembre y marzo son los meses en los que más se delinquió, según los datos del Centro de Operaciones Remotas de Techco Security.

Violencia de guante blanco

El 3% de los robos se efectúan con violencia pero, como en el resto de sectores, la digitalización se está imponiendo.

Entre las técnicas más utilizadas por los ladrones para abrir los coches destacan el uso de un capturador o escáner de radiofrecuencia. Esta es una tecnología por la que los ladrones detectan el vehículo que les interesa y esperan a que el conductor pulse el mando a distancia para cerrarlo; en ese momento accionan este escáner y logran capturar el código de desbloqueo. Los menos digitales, arrancan el bombín de la puerta, sin efectuar una escabechina pero con idéntico resultado.

En cuanto al arranque del motor, ya no se hace el puente. Los delincuentes suelen utilizar, o bien una máquina que conectada a la toma OBD (On Board Diagnostics) del vehículo, y mediante un software, permite programar una nueva llave en blanco o sin codificar; o bien cambiando la centralita que gestiona el motor del automóvil por otra hackeada que tiene el sistema de inmovilización electrónica anulado.

De ahí que el tema de la seguridad sea uno de los obstáculos para la llegada del coche autónomo. La mayor conectividad supone mayores riesgos, más puertas traseras para que nuestro vehículo sea robado de forma digital. De hecho, el FBI ha emitido un informe desfavorable al coche autónomo porque podría ser utilizado por los terroristas como arma manejada desde un dispositivo digital como un portátil o una tableta.

Destinos de los coches robados

El destino de los coches robados gira en torno a tres principalmente fines: venderlos en otros países, usarlos en atracos o en alunizajes, o desmontarlos para revender las piezas.

El destino varía en función del tipo y modelo de automóvil, aunque generalmente los sustraídos en España suelen acabar en Europa del Este y el Norte de África.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *