sector del automóvil

Un mecánico salva a enfermos con cáncer de próstata desde su taller

Ofrece descuentos a los clientes que acceden hacerse una revisión médica. A 46 de ellos les han detectado la enfermedad, que desconocían que padecían.

 

Desde hace un tiempo, las asociaciones de talleres se han afanado en inculcar dentro y fuera del sector la función social de los establecimientos de reparación, como un actor más de la sociedad a la que da servicio, no sólo desde las instalaciones donde reparan o mantienen los vehículos de sus clientes.

Pues bien, un mecánico londinense ha dado cien pasos más allá. Y es que en el barrio de Hackney, al este de la capital británcia, Errol McKellar tiene un taller de reparación. Miles de clientes llevan sus vehículos a su establecimiento para comprobar el aceite, el motor, los frenos y hacer revisión anual que exigen las autoridades del Reino Unido.

Y aquellos que cumplen con una condición particular, reciben un descuento ¿Qué condición deben aceptar para pagar menos? Hacerse un examen de próstata.

Todo viene, según cuenta la BBC, porque McKellar fue diagnosticado de cáncer de próstata en 2010. Fue operado en febrero de 2011 y actualmente se encuentra en buen estado de salud. Este profesional de la reparación, al igual que muchos otros pacientes, se dio cuenta de que padecía esta enfermedad por casualidad.

A 46 de sus clientes les detectaron la enfermedad, gracias a que accedieron a hacerse la prueba por su recomendación.

Este mecánico recuerda que fue al médico por otro motivo: su esposa lo convenció de ir, harta de escucharlo roncar. Estando en la sala de espera hojeó un panfleto sobre las pruebas para detectar esta enfermedad. Y, esos pocos minutos le cambiaron la vida.

El cáncer de próstata es una de las formas más comunes de cáncer en los hombres. Ocurre mayormente en hombres de edad avanzada. Y, como se desarrolla lentamente, es posible no tener síntomas por varios años. Estos solo comienzan a notarse cuando la próstata se agranda lo suficiente como para afectar la uretra (el conducto que lleva la orina desde la vejiga hasta el pene).

Como la próstata es una glándula que se encuentra debajo de la vejiga y delante del recto, los principales síntomas son urinarios: necesidad de orinar más a menudo, sobre todo por la noche; sensación de urgencia para ir al baño, dificultad para empezar a orinar; poco flujo urinario, o demora para orinar; y/o sensación de que la vejiga no se vacía del todo.

En algunos casos, esta enfermedad puede curarse si se trata en un estadio temprano. Entre los tratamientos posibles se incluyen la cirugía para retirar la próstata, la radioterapia y la terapia con hormonas.

Desde que le diagnosticaron el cáncer, McKellar se propuso crear desde su espacio más conciencia sobre esta enfermedad de la que, por lo general, los hombres no suelen hablar.  Por eso distribuye un folleto sobre la misma y hace un descuento a quienes aceptan hacerse la prueba.

Con esa simple acción, les ha dado a muchos la posibilidad de vivir más. “Ya van 46 hombres de todos con los que he hablado a los que le han diagnosticado la enfermedad”, le dice a la BBC. “Desafortunadamente hemos perdido a dos: uno de 36 años y otro de 42″.

Thomas, uno de los clientes de McKellar, asegura que el folleto que le dio McKellar resultó en un diagnóstico temprano. “Ese encuentro me cambió la vida”, afirma emocionado. “Hizo feliz a toda mi familia”.

Gracias a esta iniciativa, este mecánico de 59 años es muy conocido en todo el Reino Unido. De hecho, alguna publicación le ha propuesto en alguna ocasión como ‘británico del año’ por su especial campaña de concienciación

La industria del automóvil contiene la respiración con Trump (por Javier Costas)

by Javier Costas on 10 noviembre, 2016
Peligran fuertes inversiones fuera de Estados Unidos

Hace ocho años, cuando Barack Obama estaba a punto de entrar en la Casa Blanca, una de las últimas medidas del ejecutivo de George Bush fue rescatar al sector del automóvil. General Motors y Chrysler se acogieron al Chapter 11, similar al concurso de acreedores, y Ford resistió como pudo sin pedir ayuda al Gobierno. Ahora, que es Obama quien se va, la industria se ha recuperado, aunque no al nivel de su máxima gloria. Hace tiempo que EEUU no es ni el primer productor mundial de automóviles, ni el país que más vehículos matricula. Ese puesto lo ocupa China.

La victoria de Donald Trump es una pesadilla de la que no conseguimos despertar. Ha ocurrido. Y tenemos que pensar en las posibles consecuencias. A Donald Trump no le gusta que tanto acuerdo de libre comercio con otras naciones acabe llevándose por delante puestos de trabajo e industrias fuera de Estados Unidos, y el país que más teme las consecuencias de lo que va a pasar es el vecino del sur, Méjico. No solo ellos, los fabricantes que han metido barbaridades de dinero para levantar una industria muy poderosa en ese lugar se llevan las manos a la cabeza, entre ellos varios fabricantes alemanes.

Al ritmo que van las cosas, Méjico producirá uno de cada cuatro automóviles americanos en 2020. Con varias fábricas y un ecosistema de proveedores muy significativo, se ha convertido en un país muy atractivo para producir; Jorge Capiello nos lo explicó en un soberbio artículo. La victoria de Trump puede alterar mucho ese nuevo equilibrio. Ahora mismo, de acuerdo al acuerdo NAFTA, los vehículos van de un lugar a otro de la frontera sin pagar aranceles, como pasa con Canadá.

Victoria de Donald Trump

 

Una de las recetas de Trump para evitar que se siga deslocalizando industria automovilística consiste en levantar barreras arancelarias, como un muro en la frontera, pero en un sentido económico. Si los vehículos vuelven a pagar aranceles, habría que replantearse muchas cosas a nivel industrial, ya que los consumidores no estarán dispuestos a pagar la diferencia de su bolsillo.

Estados Unidos es importador neto de automóviles, en 2015 tuvo un déficit comercial de 125.780 millones de dólares

Sin embargo, el automóvil emplea en EEUU 926.400 personas entre empleos directos e indirectos, datos de este año, las mejores cifras desde 2007. El sector de la distribución emplea a aproximadamente 1,3 millones de personas. No solo eso, el país exporta casi un 30% más que en 2008. Los tiempos que Trump echan de menos era de cuando Detroit era una ciudad próspera, es decir, hace bastante. En ese sentido, la administración Obama no ha hecho un mal trabajo, se va con las cosas mejores que cuando llegó, al menos en este capítulo.

Muchas de las cosas que Donald Trump dijo en campaña eran barbaridades, el problema es cuáles de ellas piensa materializar. Desde luego buena parte de su programa electoral es objetivamente retrógrado, el “make America great again” implica una notable involución en múltiples sentidos. Por ejemplo, recurrir al proteccionismo económico (gravando los bienes extranjeros) acaba siendo perjudicial a largo plazo. En cambio, en el extremo opuesto, tenemos el caso australiano. Cuando el Gobierno retiró las facilidades y las ventajas a la industria automovilística, acabó anunciando cierres uno detrás de otro. Antes de que acabe esta década ya no se producirá ni un solo vehículo en ese país.

 

Fábrica de General Motors en México

 

En los ocho años que ha durado Barack Obaman en la Casa Blanca, el automóvil ha experimentado cambios radicales en EEUU. Las gamas se han globalizado mucho, y ahora es mucho más corriente ver en ese país modelos que antes solo eran “para europeos”. Chysler acabó en manos de los italianos tras la espantada de Daimler. Tesla es el fabricante de referencia en coches eléctricos, y fue en parte gracias a la ayuda del Gobierno de EEUU. El diésel viene y se va casi con la misma rapidez que se volvió a introducir en 2008. Los SUV y los pick-up han recuperado mucho terreno por el desplome del petróleo (ya producen más de lo que gastan). General Motors y Chysler se deshicieron de toda la morralla con importantes pérdidas para el contribuyente y accionistas. Y podría seguir.

Es muy pronto para saber qué va a ocurrir, pero más vale que Trump tenga un buen equipo de asesores que pueda pararle los pies ante ciertas ocurrencias. Sus vecinos se aflojan el botón superior de la camisa para que la nuez transite sin problemas. Elon Musk (CEO de Tesla) ya estaba pensando en el viaje a Marte. Volkswagen espera que no se le complique mucho más la batalla judicial a consecuencia del Dieselgate. Ford igual tiene que mantener la producción de modelos compactos en EEUU. Son múltiples las incógnitas, pero no solo en el sector del automóvil, sino para la humanidad al completo.

Nueve expresiones del automóvil que vienen del francés

Los idiomas se nutren de otros idiomas. Ya sabemos que el castellano es un idioma latino con muchas palabras que proceden del griego antiguo. Pero a lo largo de la historia, de los invasores y de las innovaciones tecnológicas, se van añadiendo nuevas palabras al castellano.

Todos conocemos la expresión ojalá, derivada del árabe Inch Hallah, o tener morriña, que hemos tomada prestada al gallego. En el ámbito del automóvil ocurre lo mismo. Si bien algunas palabras proceden del inglés, como drift, curiosamente algunas de las más usuales provienen del francés.

Cabrio

Cabriolet Psf

La carrocería descapotable, conocida como cabrio (o cabriolé, según la RAE) es una de las más apreciadas si te gusta conducir. Cabrio es el diminutivo -también en francés- del término cabriolet. El cabriolet era un tipo de carruaje del siglo XVII: ligero, de dos plazas, dos ruedas y equipado de una capota móvil. El nombre cabriolet, provendría a su vez de la expresión “faire des cabrioles”, es decir, hacer cabriolas. Y es que al parecer, esos carruajes eran propensos a dar brincos por los caminos.

Capó

Jaguar Xkr Convertible 5

Capó es la adaptación castella de la palabra francesa capot. El capot fue a finales del siglo XVI un abrigo con capucha y que adquirió su sentido moderno a finales del Siglo XIX por analogía con el tambor cubierto de los barcos de ruedas de palas. El capot y la capota de los descapotables, proceden a su vez del latín caput, que significa cabeza.

Chasis

El chasis procede del término châssis que designa el marco de una ventana y por extensión a cualquier elemento soportado por un armazón. Como los primeros coches con chasis de largueros y travesaños parecían un armazón de acero en el que iba el motor y la transmisión, se usó el término châssis. La alternativa castellana es bastidor.

Chófer

Chófer, el que ejerce el oficio de conducir automóviles, proviene del francés chauffeur. Originalmente, la palabra chauffeur significa calentador y era aquel que se encargaba de mantener el fuego en las forjas o en las locomotoras de vapor. Por extensión se le atribuyó a los primeros conductores de automóviles profesionales, pues debían salir a calentar el motor del coche para poder encenderlo correctamente antes de ir a recoger a su jefe o cliente.

Cupé

Ford V8 Deluxe 5 Window Coupe 25

Cupé proviene del francés coupé, paricipio del verbo couper (cortar). La carrocería cupé, de dos o tres puertas, proviene de un tipo de carruaje en el que el conductor estaba sentado fuera y sus dos pasajeros iban en un habitáculo cerrado con dos puertas. Y como daba la sensación de un carruaje cortado, en Francia se le llamó “coupé” (cortado). Con la evolución del automóvil, se les llamó cupé a las carrocerías de dos puertas y dos plazas.

Sin embargo, a los cupés en Francia se les llamaba hasta los años 50 “conduite interieur” (conducción interior, en referencia al mencionado carruaje). Así, el término cupé también podría hacer referencia al hecho que en los años 30 y posteriores los cupés eran más cortos que el sedán del que derivaban, es decir, estaban “cortados”. Ahora con el marketing, a una berlina de 4 puertas y 3 volúmenes y a un sedán de 5 puertas fastback se les llama también cupé, pero eso es otra historia.

Pedalier

Designa el conjunto de pedales del automóvil. Es una palabra tomada directamente del francés pédalier, sólo perdió la tilde.

Reprís

Porsche 911 Turbo 8

Algo en desuso, pues existe la palabra recuperación, procede del francés reprise que significa, justamente, recuperación. Hasta no hace mucho se decía de un motor con mucho par motor que tenía mucha reprís. La RAE no lo recoge como término válido y siempre me sorprendió oírlo en España.

Ralentí

El número mínimo de revoluciones por minuto de un motor cuando no se acciona el acelerador y no está engranada ninguna velocidad. Viene del francés ralenti, participio del verbo ralentir, que significa decelerar, disminuir la velocidad de un mecanismo, objeto o la intensidad de una acción.

¿Tracción trasera o propulsión?

Bmw M3 Sedan Au Spec 1

Ya se ha comentado en muchas ocasiones, pero de vez en cuando se insiste en usar la expresión “propulsión” para referirse a la tracción trasera. Aquí, el debate sigue abierto.

Es verdad que, bajo la influencia del francés, algunos tienden a usar tracción delantera para referirse a los coches cuyas ruedas motrices son las anteriores y propulsión cuando las ruedas motrices son las posteriores. Y es que en francés, al igual que en castellano, tracción es la acción y efecto de tirar de algo para moverlo o arrastrarlo. Es decir, si lo arrastras estás delante, como los caballos tiran del carruaje, por tanto sería lógico llamarlo tracción, a secas, como lo hacen en Francia. Ocurre lo mismo con propulsión, la acción y el efecto de propulsar. Dicho de otro modo, la acción y el efecto de impeler o impulsar, es decir “empujar para producir movimiento”. Por tanto sería lógico y lícito decir que un coche de tracción trasera es un propulsión, como lo hacen en Francia.

Sin embargo, la segunda definición de la RAE nos explica que la tracción es el “sistema mecánico que aplica la potencia del motor a las ruedas del vehículo”. De este modo, lo correcto, consideramos, es seguir usando las expresiones tracción delantera, trasera o a las cuatro ruedas.

Puede que no sea la expresión más lógica, pero sí la que marca la RAE. Y de todos modos, en Francia tampoco lo tuvieron muy claro. No en vano, el Citroën 11 CV se le conoce en Francia como Citroën Traction Avant, con la redundancia del Avant (delantera).

Tipos de carrocerías y sus principales características

La carrocería es la estructura básica del vehículo, en la que se sitúan los pasajeros y la carga. Además, es un elemento muy importante dentro de la estética del vehículo, ya que dependiendo del tipo de carrocería podemos estar hablando de un vehículo u otro. A continuación vemos los tipos de carrocerías que existen y sus principales características.

tipos-de-carrocerias.jpg

La carrocería y su evolución

Las primeras carrocerías datan de los años 1770 y servían de estructura a los carruajes utilizados en la época. A partir de principios del siglo XIX, la estructura de las carrocerías varía considerablemente, añadiendo formas curvas que marcaban el diseño de los nuevos vehículos. Esto provocó que la madera, tradicionalmente empleada en la fabricación de carrocerías, diera paso a nuevos materiales como el acero y el aluminio.

Con el paso del tiempo se han introducido mejoras en la creación de carrocerías para obtener mayor confort y eficacia aerodinámica (mayor velocidad con menos potencia y consumo), gracias a los estudios realizados para conseguir mejor coeficiente de penetración.

Además se ha trabajado en mejorar la seguridad del habitáculo, desarrollando carrocerías que absorben mejor los impactos en caso de accidente, deformándose progresivamente las partes externas del vehículo sin que afecte al compartimento destinado a los pasajeros.

 

Tipos de carrocerías

Chasis con carrocería separada: Es el propio chasis el que soporta los órganos mecánicos, pudiendo rodar incluso sin carrocería. La carrocería constituye un conjunto independiente con su propio piso, está atornillada al chasis y se puede separar para su reparación. Este tipo de carrocería se monta en vehículos todoterreno, furgonetas, camiones, autocares y vehículos especiales como grúas.

Plataforma con carrocería separada: La plataforma es un chasis formado por la unión de elementos soldados entre sí, que soporta los órganos mecánicos y el piso del vehículo. La carrocería se une a la plataforma mediante tornillos. Este tipo de carrocerías se pueden encontrar en vehículos como el Citroën Mehari o el 2CV.

Carrocería monocasco: Son aquellas carrocerías que están realizadas de una sola pieza. Dispone de elementos desmontables como capós, puertas o parachoques.El primer coche que llevó una carrocería de este tipo fue el Lancia Lambda, en 1923.

Carrocería autoportante: La montada por la mayoría de vehículos actuales. Se trata de un conjunto de piezas que forman la carrocería, las cuales están  unidas por medio de soldaduras. Esto permite que su reparación sea muy sencilla, simplemente mediante la sustitución de la pieza afectada. Los elementos externos son las aletas, capó, parachoques, etc.

 

Clasificación de carrocerías según volúmenes y forma

Según volumen podemos clasificar las carrocerías en tres tipos:

  • Monovolumen: Los habitáculos del motor, pasajeros y maletero están completamente integrados.
  • Dos volúmenes: Con un espacio para el capó con el motor y otro que combina pasajeros y carga.
  • Tres volúmenes: se diferencian las tres partes mencionadas: por una parte el motor, por otra el habitáculo para pasajeros y por último la carga.

Según la forma también se distinguen numerosos tipos de diseños de carrocerías:

  • Sedán: Tipo de carrocería de un turismo de tres volúmenes en el que la luneta trasera se encuentra fija.
  • Tres puertas, 5 puertas: La luneta trasera va adosada al portón del maletero.
  • Familiar: También llamado ranchera, se trata de un vehículo de techo elevado hasta el portón trasero que sirve para acceder con más facilidad a la plataforma de carga.
  • Coupé: generalmente suele ser de dos o tres volúmenes y dos puertas laterales.
  • Vehículo todoterreno: Automóvil diseñado para ser conducido en cualquier tipo de terreno. Surgieron como apoyo militar durante la 2ª Guerra Mundial y con el tiempo fueron adaptados para su uso civil.
  • Descapotable: vehículos con la característica de que su techo se puede desmontar o recoger sobre el vehículo.